Magic Historia // Dominaria Unida: Episodio 2: arena en el reloj de arena

Tabla de contenido

0 0 votos
Article Rating

Este es un articulo de lore de Dominaria Unida que no fue traducido por la pagina oficial de Magic, por ello dejamos esta versión en español para todos lo jugadores. La versión original la encuantras aqui.

El tiempo se aleja más lentamente que los granos de arena que se asientan entre las rocas. Las finas partículas se colaron en las articulaciones de Karn. No sabía cuánto tiempo había permanecido allí, inmovilizado en la oscuridad. ¿Habían pasado días o semanas? ¿Y si habían volado meses, como un pájaro pequeño y asustado? ¿Y si fue más tiempo? Años, décadas, eones…

No, no podía pensar en ello.

Nadie le echaría de menos. Nadie sabía a dónde había ido. Debería habérselo dicho a alguien. Debería haberle dicho al menos a Jhoira. O a Jaya. Si se lo hubiera dicho, habrían sabido dónde buscar y lo habrían liberado o habrían visto a los propios pirexianos.

¿Y si eran los pirexianos quien lo encontrarían?

¿Sería peor si nadie lo encontrara? Podría esperar solo, para siempre en la oscuridad. En el silencio.

La arena se deslizó hacia abajo. Un ruido de raspado. Tal vez las garras rechinando en la piedra áspera.

Un peso se alejó de su mano, exponiéndola a las frías corrientes de aire. Podía mover los dedos. El alivio le atravesó, una punzada más poderosa que las Eternidades Ciegas. Estiró los dedos, maravillado por la libertad de este pequeño movimiento, la capacidad de hacer cualquier movimiento. Algo cálido y suave tocó las yemas de sus dedos. Orgánico, impenetrable para sus sentidos. No era pirexiano. Suave. Reflexivo.

Fue encontrado.

El calor abandonó la punta de sus dedos. ¿Su salvador se había ido?

El arañazo se aceleró. Las rocas rallaron. Los guijarros cayeron en cascada. Aterrizaron con estrépito las grandes rocas arrojadas. La carga sobre él se aligeró. Karn se esforzó. El material que le rodeaba se movió, desplazándose ante la presión de su enorme fuerza. Karn ejerció los poderosos mecanismos de su torso, empujándose hacia arriba. Las rocas se desprendieron. Se levantó lentamente. Quería tener cuidado de no herir a su salvador con alguna piedra perdida.

A medida que aumentaban sus esfuerzos, el ruido de los arañazos cesó. Las pisadas se retiraron cuando su salvador se alejó. Karn tendría que confiar en que se habían movido a una distancia segura.

Karn se puso en pie. La piedra se desprendió de él y quedó libre. El aire caliente le acarició el cuerpo. Rodó los hombros, deleitándose con su movimiento. La roca que caía levantó una neblina gris. Se sacudió las finas partículas de su cuerpo y se limpió los ojos.

Ajani estaba de pie en el túnel, con su pelaje de un blanco llamativo a la luz de las antorchas. La pupila de su ojo azul pálido sin cicatrices brillaba con el tono nocturno de un depredador nocturno. Sus hombros estaban orgullosos, como si estuviera contento de haber encontrado a Karn. Le dedicó a Karn una sonrisa amistosa y cerrada.

Karn asintió, tímidamente. Sólo había visto a Ajani unas pocas veces. Para la especie de Ajani, enseñar los dientes era una acción hostil, así que esta pequeña sonrisa era más amistosa que una amplia sonrisa humana.

“¿Cómo me has encontrado?” Karn se aclaró la garganta. También se sentía polvoriento. El mecanismo de su interior chasqueó incómodo. “No le dije a nadie que estaba aquí”.

Ajani tosió, incómodo, en el fondo de su pecho. “Después de que no respondieras a las cartas, Jhoira se preocupó por ti. Le pidió a Raff que pusiera un hechizo de rastreo en las cartas, uno que sólo se activara cuando tú -y sólo tú- abrieras el sobre. Así es como localicé tu campamento”.

Karn se quedó quieto, avergonzado. ¿Acaso Jhoira sabía cada vez que leía una carta y la dejaba sin respuesta? ¿Cada vez que apartaba los montones de papel de su mesa de trabajo para hacer sitio a un nuevo proyecto? ¿Había visto Ajani el caótico desorden que poblaba su espacio de trabajo? Karn nunca habría dejado que su campamento llegara a ese estado si hubiera esperado una visita.

Evadió la mirada de Ajani e investigó las articulaciones de su cuerpo en busca de daños. Ah, la punta de lanza. Había olvidado que la había dejado alojada en él.

“Cada vez que movías las cartas, Jhoira sabía que estabas vivo”, dijo Ajani, “y no quería hablar. Estaba decidida a darte el tiempo que necesitabas y a no presionarte. Sabe lo reservado que puedes ser cuando estás… alterado”.

Karn trabajó en la punta de la lanza, tratando de sacarla de su cuerpo. La caída de la roca se la había clavado aún más.

“Pero cuando dejaste de barajar las cartas”, continuó Ajani, “se preocupó. Y aquí estoy”.

Karn gruñó. Movió la punta de la lanza de un lado a otro, tratando de soltarla de entre las placas de su torso. Sus dedos romos, aunque capaces de realizar el trabajo más minucioso, no podían profundizar lo suficiente. Todavía no podía creer que Jhoira supiera cuántas veces había mirado esas cartas, considerado responder, y luego las había dejado de lado. Demasiadas veces. “¿Jhoira está bien?”

“Está en su taller de la plataforma de maná”. Ajani se encogió de hombros.

“¿Y el Viento ligero?”

“Ella devolvió el Viento ligero a su legítimo dueño”, dijo Ajani. “Shanna lo capitanea”.

“Ah, bien. Shanna estará a la altura”. Karn había servido con Sisay y se alegró de ver la aeronave en manos de su descendiente. “¿Te importa si yo… ?” Ajani señaló con la cabeza la punta de la lanza.

Karn se encogió de hombros.

Ajani no era tan alto como Karn, pero sí lo suficiente como para tener que agachar la cabeza para inspeccionar la punta de lanza. Introdujo sus garras en las articulaciones de Karn con sorprendente delicadeza. “Todos los Planeswalker pasan por fases como ésta. Nos retiramos, sobre todo si hemos desempeñado un papel en el cambio del destino de un plano. Lo he visto una y otra vez. Después de una gran cacería, te das un festín y duermes. Es natural, y no hay que avergonzarse de ello”.

“Yo no me doy un festín, y no duermo”, dijo Karn.

“Eso no significa que no necesites recuperarte”. Ajani retiró la punta de la lanza del cuerpo de Karn.

A Karn nunca se le había permitido “recuperarse” cuando Urza lo había soltado como máquina de guerra. Urza le había explicado que era innecesario e, indiferente al cansancio de Karn, había centrado su atención en otros proyectos más interesantes.

Ajani examinó la punta de la lanza. Su metal brillaba con un verde enfermizo en la penumbra. “Te has encontrado con algo más que un desprendimiento de rocas. ¿Qué ha pasado aquí, amigo mío?”

Karn no quería responder a la pregunta, no hasta saber si podía confiar en Ajani. La visión que había tenido al tocar a Sheoldred seguía resonando en su interior: agentes pirexianos por todas partes, escondidos en Dominaria. Esperando. “¿Cuánto tiempo he estado enterrado?”

“Unos meses”, admitió Ajani. “Me llevó tiempo localizarte”.

Meses perdidos. Meses que podrían haberse empleado en prepararse.

Las partes segmentadas de Sheoldred habían patinado a lo largo de sus brazos paralizados, bajando por su espalda; como arañas, se habían derramado sobre él. Habría tenido tiempo de sobra para recomponerse. Rona también, estaba seguro.

“Te has dañado”. Karn señaló con la cabeza a Ajani, cuya garra había desgarrado la cutícula, una herida que muy probablemente se había producido cuando había desenterrado a Karn del desprendimiento de rocas. “Volvamos a mi campamento para aprovisionarnos. También debo revisar el equipo sensible que hay allí para verificar que aún funciona”.

Karn no expresó lo que más temía: ¿tenía aún el Sylex y la tablilla de arcilla?

En los meses que Karn llevaba enterrado, su campamento había permanecido intacto, pero no inalterado; las pequeñas tiendas se habían ensuciado de moho.

Ajani encorvó los hombros. Estas cuevas le desagradaban profundamente por ser un Planeswalker. Aunque uno no pudiera sentir directamente las tecnologías interplanares, su forma de deformar el tiempo hacía que el espacio fuera claustrofóbico. Karn también podía sentir la presión.

Karn condujo a Ajani a través de su desordenado campamento, y luego se metió en su tienda principal. La caja que contenía el Sylex y la tableta seguía donde la había dejado y parecía estar cerrada con llave. Karn la ignoró, consciente de los ojos de Ajani sobre él.

Karn localizó un barril con agua -potable, aunque normalmente la utilizaba para limpiar- y un trapo. Le entregó el trapo a Ajani, para que se lavara y envolviera la herida.

“¿Por qué estabas aquí, Karn?” Ajani se enjuagó la mano, eliminando la arenilla que se había alojado en la herida.

Karn hizo un inventario de su equipo en busca de daños mientras respondía. “Buscando artefactos. Debido a las propiedades únicas de las Cuevas de Koilos, ni siquiera los arqueólogos más emprendedores o los investigadores más entusiastas las han saqueado”. Se dirigió en un circuito alrededor de la tienda, hacia la caja donde había escondido el Sylex y su tablilla. Casualmente. La caja parecía intacta, pero no se atrevió a abrirla. Extendió la mano con sus sentidos especiales. La tableta le pareció una simple arcilla, una combinación de aluminio, silicio, magnesio, sodio y otros elementos secundarios. El Sylex le zumbó: presente pero indescifrable debido a su poderosa magia.

Karn dejó la caja a un lado. Se enfrentó a Ajani y le relató todo lo que había visto.

“¿Sheoldred ha escapado?” Ajani se paseó por los confines de la tienda. “Karn, debemos advertir…”

“Lo he intentado”, dijo Karn. “Muchas veces”.

“Ahora has visto a Sheoldred”.

Karn deseaba poder confiar en Ajani, pero negó con la cabeza. “Las cuevas en las que descubrí el escenario pirexiano ya no son accesibles. No tengo pruebas de que los pirexianos hayan vuelto a Dominaria”.

“¿No las tenemos?” Ajani extendió la punta de la lanza. “Karn, hay una cumbre de paz entre los keldons y los benalish. Si alguna nación se tomará en serio el regreso de los pirexianos, son esos dos. Propongo que hablemos con sus líderes”.

Ajani tenía razón. De todas las naciones de Dominaria, Keld y Nueva Benalia eran las más propensas a escuchar la advertencia de Karn. Radha, el líder de los keldons, había reforzado esa accidentada nación de guerreros hasta convertirla en una fuerza militar devastadora. Aron Capashen lideraba a los caballeros de Nueva Benalia, cuya pasión por la justicia hacía que cada uno valiera por una docena de combatientes. “Permíteme reunir mis hallazgos y mi equipo sensible antes de irnos”.

Ajani golpeó un amuleto que colgaba de su cinturón. “Jhoira me dio un dispositivo de invocación para el Viento ligero antes de enviarme. Shanna lo respetará”.

“El viento ligero puede ser una nave rápida, pero no es lo suficientemente rápida”. Karn apiló varios dispositivos en el cofre que contenía el Sylex y la tableta y cargó todo en una mochila. “Propongo que hagamos un salto planar”.

Karn no sabía cómo percibían los otros Planeswalkers las Eternidades Ciegas, pero para él el interminable espacio se sentía como un terciopelo aplastado, su tibio pinchazo a veces rozaba el dolor. El vértigo que atravesaba Karn contrastaba con la sensación de que no se movía en absoluto, lo que no concordaba con la sensación de que tiraba de una cuerda hacia un destino desconocido. Atravesó un corte de seda y entró en el aire fresco.

Karn estaba metido hasta las rodillas en hierbas silvestres, amapolas anaranjadas y cardos de flor morada. En el interior, las granjas parecían jóvenes, con campos recién desbrozados y amarillos por la floración de la colza. Las granjas se fundían con las montañas, los bosques templados nebulosos salpicados de praderas alpinas de color esmeralda.

Si hubiera sido humano, habría respirado estrepitosamente.

A su otro lado, una gran estatua de piedra protegía un puerto marítimo cuyos edificios y calles estaban tallados en acantilados de tiza blanca. Hace eones, una nave portal pirexiana debió decapitar la estatua, y el decrépito armatoste yacía sobre el cuello de la estatua. Cubierto de madreselva, hacía sombra a los coloridos toldos de la ciudad. En el centro de la bahía, una isla desgastada y lisa sobresalía del agua: la cabeza de la estatua, ahora hogar de aves marinas.

Ajani condujo a Karn por estrechos senderos que pasaban por modestas casas talladas en la tiza. Éstas parecían pequeñas y desgastadas, en contraste con el ayuntamiento recién esculpido, que tenía unas dimensiones grandes pero fornidas, amplias ventanas y balcones enmarcados con columnas ornamentadas.

“¿Sabes dónde se están celebrando las conversaciones de paz?” preguntó Karn.

Ajani hizo una pausa y ladeó la cabeza. “Sigue el sonido de las discusiones, supongo”.

Karn no pudo oír nada. Los sentidos del leonino debían ser espectaculares.

Ajani condujo a Karn a través de una grandiosa pero vacía zona de recepción, y luego subió un estrecho conjunto de escaleras. Los pasillos que unían las habitaciones parecían claustrofóbicos, iluminados sólo por antorchas. Pasaron por entre las puertas dobles de latón a una sala llena de luz dominada por una larga mesa de granito. Un amplio balcón daba al mar, y en su barandilla se encaramaba un varón de variado aspecto: pecho naranja con cuello negro, máscara negra y gorro negro, una hermosa criatura.

A un lado estaban sentados los representantes de la Casa Capashen de Benalia. El noble de la mesa -Aron Capashen, un hombre de mediana edad y piel ocre clara- tenía una orgullosa torre con siete ventanas de colores bordadas en sus sedas. Los caballeros dispuestos detrás de él, con sus armaduras de plata bañadas en oro y sus escudos de vidrieras preparados, tenían el mismo motivo dorado en sus corazas.

Al otro lado se encontraban los grandes guerreros keldon de piel gris, con sus pesadas armaduras de cuero y sus armas más pesadas. Su caudillo -Radha- estaba sentada frente al noble de Capashen. Tenía la piel color ceniza de los keldon, la melena negra y los músculos voluminosos, pero las orejas puntiagudas y las marcas azules de una elfa de Skyshroud.

Otros funcionarios, encabezados por un hombre de Nueva Argiva de piel clara y perilla negra, se alineaban a los lados de la mesa de negociación de granito entre las dos partes en conflicto.

Ajani y Karn debían de haber llegado cuando las negociaciones estaban a punto de comenzar, porque sólo un momento después llegaron Jodah y Jaya. Jodah entró, atravesando una puerta que su magia cortó en el aire. Su despacho, repleto de libros y cachivaches, desapareció cuando el portal se cerró. Jaya entró en la habitación caminando entre planos, apareciendo con un destello y un olor a carbón.

“Ha pasado mucho tiempo, viejo”. Jaya abrazó amistosamente a Jodah.

Con sus rasgos aniñados y su pelo moreno desgreñado, Jodah podría haber sido el nieto de Jaya, aunque fuera miles de años mayor que ella. “¿Vienes por la plata de la familia?”

“Oh, aquí no hay nada de plata que me guste lo suficiente como para conservarlo, excepto mi pelo. Ya he revisado tus bolsillos. ¿Has pensado en dedicarte a la agricultura de pelusa?”

Jodah sonrió. “No me preocupa. Tu lengua es más rápida que la punta de tus dedos”.

La mirada de Jaya se posó en Karn y Ajani. “Bueno, esto es una sorpresa. ¿Están ustedes dos aquí para trabajar en las negociaciones también?”

Ajani miró a Jaya, solemne. “Tenemos que hablar contigo sobre lo que Karn ha visto en las Cuevas de Koilos. Los pirexianos han vuelto a Dominaria”.

La ociosa charla en la mesa de negociación se sumió en un silencio sorprendente. Jodah y Jaya intercambiaron miradas y luego dirigieron su atención a Karn. Los keldons, los benalish y los argivianos se pusieron a discutir, y los dialectos y acentos superpuestos convirtieron sus temores en balbuceos. Sólo los caballeros benalish permanecieron en sus puestos, con una postura rígida que demostraba su disciplina.

Jaya había palidecido. “Apenas parece posible”.

“He recorrido este plano durante milenios”, dijo Jodah, “y he leído los relatos, examinado las historias. He visitado las ruinas: Te lo digo no para presumir, sino para que sepas que digo la verdad: los pirexianos no pueden atravesar las Eternidades Ciegas”.

“Sheoldred ha viajado entre planos…”, dijo Karn.

“Ahora los Planeswalkers pueden hacerlo”. Jodah se pellizcó el puente de la nariz. “Si no recuerdo mal, Karn, esa es una realidad que tú ayudaste a instaurar”. Su edad -similar a la de Urza, cuando éste había creado a Karn- sobrecargaba sus jóvenes rasgos de cansancio. Karn no podía creer que Jodah negara la verdad, no cuando Karn había visto a Sheoldred. Tal vez la mayoría de los pirexianos no pudieran sobrevivir al viaje a través de las Eternidades Ciegas, pero Sheoldred lo había hecho: aunque hubiera quemado sus materiales orgánicos, aunque la hubiera dañado y debilitado, de algún modo había salido adelante.

Aron Capashen se puso de pie y se paseó. Parecía agitado. “Los pirexianos son historia antigua. No veo qué ganarías afirmando esto”.

“He localizado un punto de apoyo para una nueva invasión”, dijo Karn, “dirigida por uno de los líderes de Nueva Phyrexia, un pretor llamado Sheoldred. La Sociedad de Mishra está a su servicio, y los pirexianos están acabando con decenas de ciudadanos corrientes. No podemos saber cuántos phyrexianos están estacionados en todas las naciones de Dominaria. Puede que incluso estén entre nosotros ahora”.

“¿No te he advertido de esto?” El joven noble de Nueva Argive se puso de pie. Por sus galas bordadas en oro y forradas de piel, debía ser un funcionario importante. “Los agentes durmientes pirexianos penetrarán en todos los estratos de la sociedad si no actuamos ahora. Por lo que sabemos, ya lo han hecho”.

 

Dominaria Unida reunion

“Stenn, tus tendencias alarmistas no ayudan”, dijo Jodah. “Karn, ¿dónde están los pirexianos ahora?”

El tordo variado le miró con ojos brillantes, como si tuviera curiosidad por su respuesta.

Karn no tenía respuesta. “Evacuaron mientras yo estaba incapacitado. No lo sé”.

Jodah suspiró. “La situación diplomática es demasiado delicada para detener las negociaciones ahora. Si supieras dónde están, esto sería un asunto diferente, pero sin información más sólida, como una ubicación, ¿cómo podríamos actuar para erradicarlos?”

“Y aunque los pirexianos estuvieran en Dominaria”, dijo Jaya, “históricamente se han dividido antes de conquistar. Si dejamos este conflicto entre Benalia y los keldons sin resolver, les haríamos el juego”.

El tordo saltó a lo largo de la barandilla.

“Karn, ¿me estás escuchando?” preguntó Jodah.

Karn volvió a prestar atención a Jodah. Colocó la punta de lanza sobre la mesa. “Lo estoy haciendo”.

“He visto armas de la Sociedad de Mishra antes”, dijo Jodah, con suavidad.

“¿Cuándo ha mentido Karn alguna vez?” gruñó Ajani. “Si dice que vio a Sheoldred completando gente, entonces estamos en peligro”.

“Te creo”, dijo Aron. “Pero no puedo enviar a mis soldados a perseguir susurros y rumores por toda Dominaria. Entre las hostilidades con los keldons y la lucha contra el resurgimiento de la cábala, no tengo combatientes”.

“Sus tropas tienen los mismos compromisos que las mías”. Radha se rió, un breve ladrido. “Supongo que hemos encontrado un terreno común en eso”.

Jodah miró entre Radha y Aron. “Los pirexianos no han sido una amenaza durante siglos. Sé que tu memoria es larga, Karn. Como la mía. Si nos ocupamos del asunto de hoy -el conflicto entre los capashen y los keldon-, podremos discutir el redespliegue de esos mismos soldados para luchar contra los pirexianos”.

Mucha gente había gritado en la guarida de Sheoldred, sus voces eran débiles y su dolor era agudo bajo las oraciones extáticas a su gloria. “¿Qué hay de las vidas que Sheoldred se lleva ahora?”

Jodah puso su mano en el hombro de Karn. “Puede que no estemos hablando de algo tan grande como una invasión interplanar, pero se están perdiendo vidas en este conflicto. Ellas también importan”.

“Iremos contigo, Karn”, dijo Jaya. “Los buscaremos. ¿Pero ahora? Centrémonos en la tarea que tenemos entre manos”.

Karn pudo sentir que la atención de la sala volvía a la mesa y a las negociaciones.

El tordo se alejó volando.

“Stenn”, dijo Jaya, “haz que alguien acompañe a Karn y a Ajani a las habitaciones de los invitados”.

La habitación de Karn era sencilla, con un mobiliario básico pero bien elaborado: una cama, una gran mesa con dos sillas y un lavabo con una pila de porcelana. Karn apartó la cama a un lado y colocó la mesa en el centro de la habitación. Descargó su mochila, asegurándose de que el Sylex, aún en su estuche, estuviera bien sujeto.

“El argumento más coherente que tenían Jodah y Jaya para no ayudarnos -dijo Karn- es que no sabemos dónde están los pirexianos. Si podemos determinar su ubicación, entonces podremos persuadir a Jodah y Jaya para que nos ayuden”.

“Y quizá también a los demás”. Ajani hizo una pausa, con su poderoso cuerpo enroscado. “¿Cómo?”

“Con un dispositivo de adivinación”. Karn levantó la mano por encima de la mesa. Generó primero el plano de visión, una lámina de cobre cubierta de cristal. Llenó de líquido la estrecha capa entre los dos materiales. El resto del dispositivo, un complejo montaje de piezas mecánicas, requería su concentración. Su cuerpo zumbaba con la magia que lo atravesaba.

Ajani lo observaba, con el azul pálido de sus ojos sin cicatrices, atento. “¿Qué es eso?”

“Es para ver lugares remotos”. Karn dejó que el orgullo se filtrara en su voz. Él mismo había desarrollado el plan para ello, y no conocía ningún otro dispositivo que pudiera funcionar de forma similar. Karn se centró en Jhoira. No en su rostro. No en su presencia física, sino en su esencia, en las cualidades que la convertían en Jhoira. Cómo siempre veía a través de las circunstancias de una persona hasta su esencia. Cómo estaba dispuesta a dar a todos el beneficio de la duda.

El aparejo de maná se resolvió en el cristal. Al principio borrosa, la imagen se llenó de profundidad, luego de color. Encaramada al borde de un acantilado en el brutal desierto de Shiv, la estructura metálica tenía el tamaño y la complejidad de una pequeña ciudad. La imagen se redujo a un solo lugar, un taller con Jhoira dentro. Estaba sentada en un banco de trabajo, con la cabeza agachada y el pelo bronceado atado y cayendo entre los omóplatos. Movió una palanca desconectada de un lado a otro, como si estuviera pensando.

“¿Puedes ver a Sheoldred?” preguntó Ajani.

Karn pudo visualizar fácilmente a Sheoldred: su torso humanoide surgiendo de su cuerpo de escorpión; su voz, íntima y resonante dentro de su cabeza. Karn… tales planes.

La imagen de la secadora se disolvió en la niebla. Karn se recostó sobre sus talones. Ajani miró a Karn. “Deben tener protecciones para evitar que los escrutemos”.

“Una precaución sensata”. Por desgracia.

Ajani sacó de su cinturón el amuleto que podía invocar a Viento ligero. Lo puso en la palma de Karn. “Necesitarás esto”.

Karn examinó el amuleto. Parecía un dispositivo sencillo. “Puedo duplicar esto”.

Ajani sonrió, con los labios cerrados. “Aún mejor”.

Karn extendió sus sentidos hacia el amuleto. Lo reprodujo, y el metal se enrolló desde la punta de sus dedos para formar un amuleto idéntico. Ajani se enganchó el original al cinturón mientras Karn fabricaba una cadena para su copia. Karn se colgó el amuleto del cuello, sintiéndose extraño por el adorno. Normalmente evitaba esas cosas.

Un tordo variado se posó en el alféizar de la ventana de Karn, detrás del hombro de Ajani.

Si Karn podía atraer a los pirexianos, no necesitaría encontrarlos. Sabría dónde estaban. Los pirexianos querían neutralizar las armas más poderosas de Dominaria. Eso incluía al Sylex. Utilizaría la noticia de su presencia para atraerlos a la luz. Pero primero tenía que esconder el Sylex en algún lugar seguro.

“Quizás si pudiéramos hablar con Jaya a solas”, sugirió Ajani, “podríamos persuadirla. No es una diplomática de corazón”.

Karn se quedó mirando al variado tordo, tan quieto, tan atento. “Tal vez”.

 

Dominaria unida historia

Karn se introdujo en las negociaciones. Stenn estaba colocando un tintero en la mesa de granito mientras Jodah y Jaya daban a Radha y Aron plumas de Capashen. No quiso interrumpir antes de que firmaran. La brisa del mar caía sobre el balcón, fresca con el filo de la primavera.

“Eres una líder impresionante”, dijo Aron. “Estoy orgulloso de entrar en esta nueva era contigo”.

Radha sonrió. “Te gusta hablar con elegancia”.

“Y a ti te gusta que te confundan con una bruta”, dijo Aron Capashen. “Cualquiera que te tome por una simple  guerrera pronto se arrepentirá”.

Jodah sonrió. “Radha, Aron llevará este acuerdo a las otras casas para presentarlo para su ratificación. Le acompañaré para asegurarme de que este proceso se lleve a cabo en los próximos meses, durante los cuales cesarán todas las hostilidades en las Colinas de la Lima Helada.”

Radha levantó las manos, concediendo. “Sí, sí. Los lugares sagrados no merecen más guerra, independientemente de los artefactos que puedan contener”.

Una brisa agitó la habitación mientras se formaba un cordón de luz azul pálido en el aire. La luz se convirtió en un disco que se iluminó en azul cuando Teferi atravesó el vórtice. Había envejecido bien: sus hombros se habían ensanchado con la edad madura, las canas enhebraban su cabello, y su piel color ámbar tenía el cálido rubor de la salud.

“¿Otro Planeswalker?” Aron se sentó en su silla, exasperado.

“Debe ser un signo de tiempos interesantes”, dijo Radha.

Jodah se puso de pie. “¿Qué ha pasado?”

“Son los pirexianos; estaban en Kamigawa”. Teferi cerró los ojos y sacudió la cabeza. “Teniendo en cuenta lo que me dijo Kaya de lo que vio en Kaldheim…”

“Pueden viajar entre planos”, dijo Jaya, con los labios apretados.

Después de un momento, Jodah dijo: “Eso es alarmante, como mínimo”.

¿No se lo había explicado Karn tanto a Jaya como a Jodah? Él lo había visto, con sus propios ojos. Sintió el toque de Sheoldred en su cuerpo, en su mente. Sin embargo, Teferi había llegado con noticias de segunda mano, ¿y Jodah y Jaya creyeron sus afirmaciones? ¿Dónde estaban ahora sus peticiones de “pruebas de localización”?

Karn bien podría haber sido una estatua por toda la consideración que le habían dado. Y la amenaza de la que les había advertido Teferi ni siquiera estaba en Dominaria.

Pero nada de eso importaba. Sólo un hecho seguía siendo relevante: “Si los pirexianos han viajado entre múltiples planos, entonces sus planes de invasión están mucho más extendidos y bien coordinados de lo que preveíamos”.

Radha se tensó. “Entonces debemos luchar”.

Aron negó con la cabeza. Sus caballeros parecían inquietos, con las manos crispadas hacia sus espadas, como si esperaran lanzarse a la acción. “Nunca habría pensado que viviría para ver otra invasión pirexiana”.

“El verdadero Crepúsculo ha llegado”, siseó uno de los guerreros de Radha. “¿Cómo podemos luchar contra tales criaturas?”

“Por muy malo que sea”, dijo Stenn, “lo que vendrá es peor”.

Jodah puso a Jaya su expresión más calmada de “ayúdame”. Jaya agitó la mano hacia Karn y Ajani, como si les pidiera que eliminaran a Teferi, el origen de esta perturbación. Radha y Aron no habían firmado, y esto hacía pensar que no lo harían. Jodah parecía haber mordido un trozo de aluminio cargado.

“Tengo la sensación de que mi sincronización fue menos que inmaculada”, dijo Teferi.

“No me digas”, dijo Jaya, y les dirigió una mirada expresiva.

“No estoy seguro de esta cláusula de protección mutua”, comenzó Aron.

“Quizá sea mejor buscar en nuestras propias costas, en nuestros propios pueblos…”, dijo Radha.

Karn le indicó a Teferi que se alejara hacia la puerta. Teferi lo dejó.

Como el cruzar entre planos había agotado a Teferi, Karn y Ajani lo llevaron a la suite adyacente a la suya.

En el exterior, la lluvia primaveral golpeaba la ladera del acantilado. Las plantas de romero que crecían en las grietas de la piedra perfumaban el aire que entraba por las ventanas sin cristales. ¿El aroma del romero agradaba a Karn porque le gustaba? ¿O porque Urza lo había diseñado para que le gustara? Karn nunca lo sabría.

Teferi siempre hacía que Karn considerara sus orígenes. No siempre cómodamente.

“¿Cómo está Niambi?” Preguntó Karn.

“Está prestando ayuda médica a las tribus nómadas de Jamuraa”. El orgullo de Teferi por su hija irradiaba de él. “¿Y Jhoira?”

“Hace tiempo que no hablo con Jhoira”. Karn deseó que Urza hubiera puesto su cara con la movilidad de un humano y su sutileza en las microexpresiones para que le resultara más fácil indicarle a Teferi que no deseaba hablar de esto.

Ajani miró entre Teferi y Karn como si el incómodo silencio que se extendía entre ellos fuera visible, un trozo de cuerda lo bastante tenso como para hacerla girar. “Hay algo más que te preocupa”.

“No quería decir esto ante los Keldon y los Benalish”, admitió Teferi, “pero se llevaron a Tamiyo. Incluso los Planeswalkers podrían ser vulnerables a ellos ahora. . . Hemos esperado demasiado, Ajani”.

Ajani se quedó helado, con la sorpresa en el rostro. “¿Tamiyo?”

Teferi asintió con cansancio. “Podemos discutirlo cuando haya descansado un poco”.

Karn vio cómo las manos de Ajani se cerraban en puños, y cómo la ira y la tristeza cruzaban el rostro de su amigo. No sabía que estaban unidos.

“Yo también debería descansar”, dijo el leonino después de un momento.

Karn aceptó esto como una señal para marcharse. De vuelta a su habitación, abrió el maletín con el Sylex y la tableta. Sacó la tableta, volvió a cerrar el maletín y lo puso sobre la mesa. La guardaría aquí, para investigarla. Pero el Sylex tenía que volver a guardarlo.

En un lugar seguro. Y él sabía cuál era el lugar adecuado.

Karn presionó las palmas de las manos sobre el cobre cubierto de cristal del escarificador. Apareció la imagen de Jhoira. Ya no estaba en su taller, sino durmiendo, con la cara hundida en la almohada y el pelo castaño rojizo recogido en una trenza desordenada sobre una mejilla. Karn dejó que su imagen se desvaneciera.

Evadir a los guardias de Oyster Bay era sencillo: puede que la gente de aquí haya sido una vez grandes piratas, pero no habían adoptado la banalidad organizada del servicio de guardia. Karn, grande en las sombras, evitó cualquier luz que pudiera brillar en su cuerpo. Se deslizó por las calles talladas de la ciudad, pegado a la oscuridad, hacia arriba y alrededor de la cima del acantilado.

Caminó a lo largo de la espina dorsal de la nave portal pirexiana, su metal degradado suavizado con flores silvestres como asteres púrpuras y varas de oro, hacia una colina cubierta de jóvenes arces enredaderas. Los helechos crujían en las espinillas de Karn, y el aire húmedo se condensaba en su cuerpo.

Ahora a una distancia suficiente para no alterar los sentidos de Jaya y Jodah, Karn atravesó la abrasadora Eternidad Ciega, desgarrando una herida en ella. Los bordes se agitaron contra su cuerpo. Pasó a través de ella hasta Shiv y el Aparejo de Maná, directamente al taller de Jhoira. Se mantenía un silencio irrespirable, como si cada instrumento en él esperara a que Jhoira se despertara.

Karn localizó un armario de suministros. Guardó el Sylex y su estuche en el estante más bajo, detrás de unos tubos cuyo polvo prometía que Jhoira no los había necesitado recientemente. Generó dos dispositivos: una alarma que registraría si las tuberías se movían, y otra alarma sensible al peso que le notificaría si alguien movía la propia caja. Ya está. El Sylex estaba a salvo. O tan seguro como podía estarlo. Karn volvió a entrar en la Eternidad Ciega.

Dominaria unida

De vuelta a la colina del bosque, Karn se dirigió cuesta abajo hacia Oyster Bay. Una luz brillaba entre los pálidos abedules de tronco delgado. Una persona con silueta sostenía en alto una lámpara. Karn se detuvo, pero la lámpara había brillado en su cuerpo. Le habían visto. La figura se acercó. Stenn, el noble neo-argiviano de la mesa de negociación.

Un chotacabras llamó, su bajo gorjeo viajó entre los árboles.

¿Y si sus precauciones no habían sido suficientes?

“¿Saliendo a pasear?” Llamó Stenn.

“Sí”, dijo Karn. “No duermo. ¿Estás despierto hasta tarde?”

“No, me levanté temprano”. A medida que Stenn se acercaba, sus rasgos se hacían más claros. Su barba estaba recortada y su pelo ordenado. “El amanecer es el único momento en que me siento realmente seguro. En paz. Con el olor del pan horneado flotando sobre la ciudad, con los ciudadanos empezando a despertar, puedo imaginar que no estamos en guerra”.

La mañana había empezado a blanquear el cielo. El aire sabía a rocío y canela.

“¿He oído decir a los otros Planeswalkers que eres inmune a la influencia pirexiana?”

“Sí”.

“Esto significa que quizá seas el único Planeswalker en el que se puede confiar”. El manto de sable de Stenn se llenó de agua. “No eres el único que puede leer las señales de la invasión. El rey Darien me ha encargado que descubra a los agentes pirexianos. Obviamente, esto no es de conocimiento común”.

“¿Qué harás después de descubrir tal agente?” Preguntó Karn.

“Lo que se debe hacer”, dijo Stenn. “Lo único que se puede hacer. Una vez que alguien es completado, están perdidos, lo sepan o no”.

“¿No lo saben ellos mismos?”

“No”, dijo Stenn. “Creo que son más útiles para los pirexianos -y más difíciles de descubrir- si ellos mismos no lo saben”.

Tenía sentido que aquellos que se veían obligados a actuar en contra de sus propios intereses, sus familias y su propio plano, se mantuvieran ajenos a sus propias acciones. Los pirexianos tenían que estar insertando estos agentes durmientes sin saberlo en todas partes. Sin embargo, para matar a esa gente, gente que ya había sido tan perjudicada… El rey Darien debió elegir a Stenn por su crueldad.

“¿Has atrapado alguna vez a un agente de este tipo?” Preguntó Karn.

“No. Todavía no”. Stenn miró el mar bañado por el amanecer. Los barcos de pesca patinaban sobre las olas, con las velas bronceadas ondeando. “Las noticias de Teferi los asustaron”.

Karn asintió. “Deberían estar asustados. ¿Crees que Benalia y Keld se unificarán?”

“No lo sé”, admitió Stenn, “pero sí sé que puedo prometer esto: Nueva Argiva se movilizará. Estaremos con vosotros en defensa de Dominaria”.

Karn asintió, aliviado de que alguien le hubiera tomado como una fuente creíble. Había encontrado su primer aliado dispuesto a prestar apoyo militar. “Podemos discutir los detalles más tarde”.

En la ciudad, pocos parecían estar despiertos: sólo los panaderos metiendo panes con levadura en los hornos y los niños ordeñando cabras y alimentando gallinas. A veces, Karn imaginaba sus penas: la pérdida de un gallo mascota en la mesa del comedor, el derramamiento de un cubo de leche muy necesario. Mucho después de que estas personas hubieran muerto, Karn seguiría reflexionando sobre sus vidas.

Se sentía viejo. Viejo y cansado. Y la hermosa brevedad de los niños parecía una tragedia insoportable en esta mañana inmóvil.

Cuando Karn llegó al ayuntamiento, Ajani estaba despierto, paseando entre bancos de enredaderas de glicinas. Ajani se detuvo, con el cuerpo temblando de tensión, y su cola se agitó una vez. Karn sospechaba que no era un gesto voluntario. Había visto cómo el leonino parecía sofocar sus gestos no humanos cuando estaba cerca de los humanos. El ojo azul de Ajani captó la luz en la penumbra, con una pupila que brillaba con el color verde de un depredador.

“Karn. ¿Crees que los humanos ya están despiertos?” preguntó Ajani. “Jodah y Jaya sentarán a los representantes en la mesa de negociación una vez más hoy”.

Karn no podía tener paciencia con la forma en que Jodah seguía priorizando este pequeño conflicto humano antes que la amenaza pirexiana. “Algunos lo son. Me encontré con Stenn esta mañana, y ha prometido las fuerzas de Nueva Argive”.

“Entonces hablemos con Jaya”, dijo Ajani, “antes de que se reanuden las negociaciones”.

“Vosotros dos seríais mucho más compasivos conmigo ahora mismo si hubierais oído hablar de esa sustancia llamada ‘cafeína'”, murmuró Jaya.

“He oído hablar de ella”, dijo Karn.

“Es vil”, dijo Ajani.

Teferi entró en la habitación y abrió las puertas del balcón. La fría brisa marina refrescó la habitación, trayendo consigo el canto de los pájaros de la primavera. Una gaviota se posó en el balcón y ladeó la cabeza, mirando el panecillo de Teferi de forma significativa. Un tordo variado se posó en la barandilla y luego saltó a lo largo de ella. ¿Podría ser el mismo pájaro de ayer? ¿Cómo podía un pájaro de bosque tan tímido, con su pecho naranja, tolerar a una gaviota?

“No es importante quién puede cobrar qué impuestos en qué frontera”, dijo Ajani. “Deberíamos dar prioridad a la lucha contra los pirexianos”.

“Correcto”. Karn miró al tordo. “Y alejar el Sylex de las manos de los pirexianos”.

“¿El Sylex?” Ajani comenzó. “¿Lo tienes contigo?”

“Lo tenía en mi poder”, dijo Karn, “ya que planeaba desplegarlo en Nueva Phyrexia y erradicar la amenaza phyrexiana en su origen una vez que determinara su funcionamiento”.

“Karn, acordamos encargarnos de eso juntos. No puedes ir allí solo”, dijo Teferi, serio.

“Tú mismo dijiste que habíamos esperado demasiado. Todos vosotros me prometisteis vuestra ayuda, y luego me dijisteis que tuviera paciencia. Ya no”, dijo Karn.

El tordo ni siquiera pretendía picotear migajas invisibles.

Karn agarró al pájaro. “Sé lo que eres”.

“Karn-“, dijo Jaya.

El pecho del pájaro se abrió y los cables salieron disparados. Los cables, resbaladizos por la sangre y la baba, se enrollaron alrededor de la cabeza de Karn. La sustancia viscosa se deslizó por su piel y unas fauces en el centro del tentáculo buscaron en la mejilla de Karn, raspando con sus dientes el metal liso. Karn reajustó su agarre alrededor del cuerpo resbaladizo de la criatura, tratando de apartarla de su cara. Pero los cables se habían enrollado alrededor de su cabeza, formando una gruesa maraña en su nuca. Los dientes de la criatura se engancharon en el labio de Karn. Le clavó protuberancias en forma de aguja, como si quisiera inyectarle alguna sustancia, y las agujas se rompieron.

“Está demasiado cerca de Karn”, gritó Jaya. “No puedo explotarlo”.

“Déjame…”, dijo Ajani.

La baba se desprendió de la criatura y chisporroteó en la piel de Karn, corroyendo su metal. Duele. La criatura serpenteó con sus tentáculos entre las articulaciones del cuello de Karn y alrededor de su cuello, como si tratara de separarlo. Karn gruñó y apretó los dedos entre el cuerpo resbaladizo de la criatura y su cara. La obligó a quitársela de encima, arrojándola al otro lado de la habitación, donde se golpeó contra la pared opuesta y se deslizó hacia abajo. La criatura se arrastró hacia la puerta.

Teferi levantó las manos, frenando a la criatura dentro de un campo borroso para impedir su rápida huida. Ajani se lanzó hacia delante y atravesó a la criatura con sus garras, inmovilizándola en el suelo. Gritó y se retorció. El ácido brotó de la herida.

Karn, con la cara todavía humeante por la baba corrosiva de la criatura, extendió ambas manos, una sobre la otra. Generó una jaula de pájaros, construyéndola hacia arriba hasta que los barrotes se unieron en una cúpula. Ajani arrancó la monstruosidad del suelo y la arrojó dentro de la jaula.

Hizo sonar los barrotes, chirriando.

Jaya se cruzó de brazos. “Resulta que Jodah tiene cosas más importantes de las que preocuparse que los impuestos”.

Karn colocó el pájaro pirexiano sobre la mesa de negociación de granito. Jodah se inclinó hacia ella, con los ojos muy abiertos. La criatura de la jaula le siseó. Aron Capashen parecía enfermo. Sus caballeros de Benalish no se habían movido, su disciplina era férrea. Radha lo miró fijamente, con los ojos brillantes. Sus guerreros habían prorrumpido en oraciones murmuradas. Los labios de Stenn se habían adelgazado en señal de satisfacción por haber conseguido su objetivo.

“Están aquí”, murmuró Jodah. “Entre nosotros”.

“Te dije…” dijo Stenn.

Tres de los caballeros de Benalish salieron disparados de sus armaduras. Sus ojos se abrieron en una lluvia de aceite negro brillante y sus mandíbulas se distendieron, con dientes de metal emergiendo de su carne para tachonar sus fauces abiertas. Unas fibras metálicas salieron de entre los huecos de sus armaduras. Una de las criaturas giró hacia la mesa de granito, con sus manos llenas de garras cerradas en un doble puño. Golpeó la mesa de granito con sus manos, partiéndola en dos.

“Las negociaciones han terminado”, dijo.

Su camarada agarró a Aron con sus tentáculos retorcidos, envolviéndolo como una araña lo haría con una mosca.

Karn avanzó, con Teferi y Ajani a su lado. Jaya levantó las manos, invocando fuego en las palmas. Jodah reunió energía, distorsionando el aire a su alrededor con cintas de color, y luego la solidificó en un campo de fuerza para proteger a los soldados benalíes sin cambios de los pirexianos.

“Por Gerrard”, bramó una mujer, levantando su espada. Esquivó la barrera de Jodah para cargar contra sus ex compañeros. El caballero pirexiano evitó su golpe partiéndose en dos: se deslizó en dos trozos carnosos, con las piernas brotando de lo que antes habían sido brillantes órganos internos. Ambas mitades atacaron.

“El primer viento de la ascensión es Forger”, dijo Radha, retrocediendo hacia la puerta. Ella, al igual que Aron, había acudido a la mesa de negociación desarmada.

“¡Quemando la impureza!” Bramaron sus guerreros, formando a su alrededor para protegerla. Lucharon contra los tentáculos que intentaban apoderarse de ella, cortando las extremidades de los pirexianos. Pero cualquier apéndice que golpeaba el suelo parecía cobrar vida propia, brotando piernas y dientes, retorciéndose hacia los keldons que se retiraban.

Los argivos retrocedieron y se unieron a los keldons, luchando con sus estoques, las armas de los nobles que nunca habían visto una batalla ni esperaban hacerlo. El propio Stenn sólo empuñaba una daga. Separado de los suyos, retrocedió entre los fragmentos de la mesa rota hasta llegar a la corona de llamas protectoras de Jaya. Karn casi había alcanzado a Aron.

El pirexiano que lo sujetaba soltó una carcajada baja, como una válvula de vapor que se abre. Rodó su cuerpo alrededor de Aron y saltó a un balcón vecino. Ajani gruñó de frustración y se lanzó tras él.

¡Ajani! Karn no podía seguirlo: los balcones se romperían bajo su peso si intentaba saltar tras el ligero Ajani. Karn hizo un ruido, bajo en el pecho, de frustración, y dio un paso atrás. Teferi maldijo.

“No puedo saltar esa distancia”, dijo Teferi.

Los keldons habían llegado a la puerta.

“No quiero dejarte, archimago”, gritó Radha. “Keld está con Dominaria, para los dominarianos. Lucharemos contra esta blasfemia junto a ti, para defender a todos los pueblos”.

“Ve”, gritó Jodah. “¡Lucharemos juntos otro día!”

“Son demasiados”, dijo Karn. “¡Bloqueadlos en esta sala!”

Radha asintió una vez.

Las puertas dobles de latón se cerraron de golpe, encerrando a los Planeswalkers y al mago en la sala con los pirexianos.

Jaya giró las manos hacia arriba y alrededor, bloqueando a los pirexianos de Jodah, protegiéndolo. Su llama ardía con un calor despiadado. Karn no dudaba de que la magia de Jaya podía vencer incluso esto. Se impulsó a través del calor. Hizo arder los tentáculos que intentaban introducirse en las articulaciones de su cuerpo, acabando con ellos.

“Por mucho que me guste hacer esto todo el día”, dijo Jaya, lanzando una bola de fuego a un trozo de metal y carne que se retorcía, “¿Jodah?”.

“He convocado la energía”. Los ojos de Jodah brillaban con ella, su piel era incandescente. “Pero necesito saber dónde dirigirla para crear el portal. Un lugar seguro”.

“Argivia”, jadeó Stenn. Se quitó de encima un trozo de tentáculo con su espada y lo pisoteó. La sangre y el aceite brotaron bajo su bota, y se volvió hacia el siguiente tentáculo invasor y lo atravesó con una lanza. “La nueva torre de vigilancia de Argive”.

“Es un lugar tan seguro como cualquier otro”. Karn retrocedió hacia Jodah, con Teferi a su lado.

El portal de Jodah surgió detrás de él. Se abrió como una puerta cortada en el aire mismo, revelando una pequeña habitación circular.

Jodah se retiró a través de él para sostenerlo desde el otro lado.

“Los mantendré a raya”, dijo Jaya, abrasando los cables que se retorcían con su fuego. “Si consiguen atravesar el portal, haré estallar esta sala con tal fuego que no quedará ni una sola pieza de Phyrexian. ¡Vayan!”

“Mi agradecimiento”, dijo Stenn. Él también retrocedió a través del portal.

“Y el mío también”, dijo Teferi, y desapareció a través del vórtice giratorio.

Jaya sonrió triunfante mientras levantaba las manos en una llamarada de fuego y prendía fuego a toda la habitación. Los gritos de los pirexianos, húmedos y antinaturales, silbaron.

Karn atravesó el portal. La magia le cosquilleó la piel y se lo tragó, depositándolo al otro lado. Una forma, en el aire, pasó junto a él. Karn se volvió para buscarla. No pudo ver ningún movimiento en la pequeña sala, salvo los que habían llegado con él: Stenn, Jodah, Jaya, Teferi y él mismo.

Jaya, la última en atravesar el portal, se unió a Karn a su lado.

Jodah cerró el portal y se desplomó, cayendo al suelo. Transportar a tanta gente no era fácil, ni siquiera para Jodah.

Todos los humanos se sentaron en el suelo, sudando, jadeando y sangrando, mientras Karn permanecía de pie. Buscó en la habitación la sombra parpadeante. La sala de la torre tenía pequeñas ventanas arqueadas que la rodeaban y estaba vacía, salvo por un pedestal en el centro, que parecía tener un panel de control. Por encima, una luz dorada brillaba a través de un cristal -no, no un cristal: una piedra de poder-.

Una sombra se paseó por la cara de la piedra de poder.

“Uno nos ha seguido”, dijo Karn.

“No debemos dejar que se escape. Podría causar estragos en la ciudad”. Stenn pulsó un botón en el panel de control central. La torre de vigilancia retumbó cuando los engranajes cobraron vida. El interior de las paredes resonó con el traqueteo de las cadenas en movimiento. Los postigos de acero y las puertas blindadas se cerraron de golpe, bloqueando toda la luz. La sala se sintió al instante más cargada, más claustrofóbica. Stenn le entregó a Karn la llave. “Eres el único incorruptible, así que es justo que la tengas tú”.

Jaya chocó su hombro con el de Jodah. “Nunca te cansas de tener razón, ¿verdad?”.

“Puede que los milenios se desgasten, pero no. No, no me canso”. La sonrisa de Jodah se desvaneció y se volvió hacia Karn.

“Nada ni nadie puede salir mientras la torre esté cerrada”, dijo Stenn.

Teferi miró las persianas de acero. “Debemos capturar y destruir a los pirexianos atrapados aquí. Y debemos determinar si alguno de nosotros ha sido comprometido. Necesitamos saber en quién podemos confiar antes de planear cómo derrotarlos”.

“De acuerdo”, dijo Jodah.

El grupo revisó la habitación. La pequeña cosa pirexiana que había venido con ellos había escapado de la cámara. Karn supuso que debía de haberse escabullido por alguna grieta de la piedra. Colgó la llave de la misma cadena que utilizó para colgar el escarificador y la baliza para convocar al Viento Ligero y se volvió para mirar a sus compañeros. Un escalofrío de inquietud recorrió su cuerpo, como si una corriente eléctrica lo atravesara. Jodah, Jaya, Teferi, Stenn . . . ¿Cómo podía determinar en quién podía confiar?

Si los pirexianos ya estaban en Dominaria, ¿en quién podía confiar?

Historia escrita para Magic the gatherin por Langley Hyde

0 0 votos
Article Rating
Descubre en nuestra guía completa de EDH cómo jugar a Commander,, reglas,consejos y variaciones de este formato de Magic: The Gathering.
Descubre la guía completa de Duel Commander y domina sus reglas y estrategías de juego.
Descubre estrategias avanzadas para dominar en Colonos de Catan y conviértete en un maestro del juego en un solo articulo.
El Torneo de No tan Queridos de Yu-Gi-Oh es un evento en el que los jugadores pueden sacar a relucir sus estrategias poco convencionales.
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios