Search
Close this search box.

Magic historia// Dominaria unida : Bienvenida

Este es un articulo de lore de Dominaria Unida que no fue traducido por la pagina oficial de Magic, por ello dejamos esta versión en español para todos lo jugadores. La versión original la encuantras aqui.

Magic- Liliana

Cada plano era diferente, y todos los que andaban entre ellos lo sabían; era imposible no saberlo. El aire de Innistrad no era el de Zendikar ni el de Kaldheim. Las flores no eran las mismas, ni tampoco el polen; los cantos de los pajaritos en los árboles nunca coincidían. Liliana sabía que no había dos planos idénticos, lo había sabido desde el momento en que su chispa despertó y la llevó involuntariamente a Innistrad, tierra de sombras profundas y lentas y de rica miel de Gavony.

Nunca había encontrado nada más dulce en ningún otro lugar del Multiverso, y su té matutino siempre sufría por su ausencia.

Así que sí, cada plano era diferente, y Liliana lo había sabido mucho antes de llegar a Arcavios y a los salones sagrados de Strixhaven, pero como nunca había intentado hacer de uno de esos planos desconocidos su hogar, nunca había considerado cómo, a medida que los días se extendían en clases y caos controlado, en horas sin fin, las noches podrían empezar a cansarla. Los sonidos nocturnos eran diferentes aquí que en Dominaria. Las ranas cantaban una canción diferente.

Ella no había esperado que se volviera tan difícil de llevar.

Era lo suficientemente feliz durante los días. Estaba ayudando a formar mentes jóvenes, moldeándolas con sus palabras. Con el tiempo, podría guiarlos lejos de los innumerables errores que había visto y cometido durante su propia juventud, cuando el poder parecía ilimitado y las consecuencias, aunque inevitables, siempre habían sido algo que podía dejar para otro día.

Había otros Planeswalkers en el campus, algo que no había previsto cuando vino a esconderse en la academia, pero los Kenriths eran lo suficientemente jóvenes como para desconocer los detalles de su pasado, y cuando había sido una estudiante de Witherbloom, no había tenido la costumbre de mencionar a sus profesores en conversaciones casuales. A no ser que sus viajes por las Eternidades Ciegas la pusieran en contacto con alguna de las personas que la culpaban de todo lo que había sido en su vida, era poco probable que oyera su nombre en relación con su pasado, o que la mencionara a otros. Liliana Vess, la Señora de la Muerte Misma, podría desvanecerse, y el Profesor Vess podría enseñar para siempre.

Si tan sólo pudiera aprender a dormir durante las noches de Arcavios.

Estaba en la ventana de sus habitaciones personales, contemplando la gloria necroluminiscente de Sedgemoor que brillaba débilmente en la oscuridad. No había cambiado desde sus días de estudiante, no realmente, salvo en el sentido de que Sedgemoor cambiaba constantemente, un paisaje en eterno florecimiento y decadencia. La primera vez que lo vio, pensó que era lo más hermoso de todos los planos. Todavía lo pensaba.

Pero recordaba que era mucho más fácil dormir en aquellos días, antes de la Guerra, antes del Velo de Cadenas, antes del juramento con los Guardianes y de Nicol Bolas y Gideon…

Su nombre era una campana rota que colgaba donde debería haber estado su corazón, y cada vez que la hacía sonar, recordaba que se merecía las noches de insomnio. Se merecía algo mucho peor que esto, que sus cómodas habitaciones y la vista de su amado Sedgemoor, se merecía la disolución que le había tocado a su camarada-.

“Ahí estás, Lili”, ronroneó una voz, familiar y fría y tentadora al mismo tiempo. “Me preguntaba si te había perdido para siempre”.

Sus manos se tensaron sobre la taza de té que sostenía, prácticamente un espasmo, pero no se volvió.

“Vamos, querida, no puedes haber creído que te abandonaría tan fácilmente como todo eso. Sé que ha pasado un tiempo, pero en mi defensa, estabas más bien revolcándote por la pérdida de todo ese poder, y parecía poco probable que mi presencia acelerara el asunto de forma apreciable”.

Liliana, la mayor nigromante del Multiverso, líder de ejércitos y conquistadora de la propia muerte, respiró profundamente, dejó la taza de té en el borde de la ventana y se giró.

Detrás de ella había un hombre, aparentemente humano, salvo por sus ojos, que eran de un oro batido más brillante de lo que tenían derecho a ser. Tenía el pelo y la barba blancos, impecablemente recortados y perfilados, y su ropa, aunque anticuada, estaba claramente hecha a su medida. Tenía aspecto de nobleza. Tenía aspecto de poder.

Parecía que no había envejecido ni un día desde la primera vez que se le había presentado, con dulces mentiras en la boca y falsa consideración en sus palabras.

Magic- el hombre cuervo

“Pensé que te habías cansado de mí”, dijo. “Pensé que habíamos terminado con este tonto juego de… ¿es el gato y el ratón cuando el ratón persigue al gato? No te necesito. Déjame”.

“¿A qué? ¿Una vida sin alegría de calificaciones y ensayos mal escritos? ¿De plagas y sin sentido?” Se rió, y fue un sonido amargo. “Sabes que esto no mantendrá tu atención por mucho tiempo. Necesitas la novedad. Necesitas poder. Ven a casa conmigo, y todo lo que deseas puede ser tuyo por fin”.

Ella ahogó su propia risa. “Lo dudo. Lo dudo sinceramente, muy sinceramente”.

“Sabes lo que puedo ofrecerte. Sabes lo que podemos ser juntos”.

“Sé que hay muertes que no puedo deshacer”, espetó ella. “Sé que a veces, lo que se ha ido se ha ido, y a veces, lo único que puedo hacer es honrar a los caídos”.

“¿Contándote entre ellos?” Él la miró con tristeza. “Vuelve a casa, mi Lili. Vuelve a donde creciste como una fresca flor de primavera, donde primero te arranqué para mí. Vuelve a casa conmigo”.

Luego desapareció, convirtiéndose en una tormenta de cuervos, todos ellos volando hacia ella, y pasando por delante de ella, por la ventana abierta, tirando su taza de té al suelo.

El sonido de la porcelana rompiéndose penetró en su pesadilla y Liliana se incorporó con un grito ahogado, apretando contra su pecho la fina manta bajo la que estaba acurrucada. Miró frenéticamente alrededor de la habitación. No había ningún hombre, ni pájaros. No había huellas ni plumas caídas. Estaba sola.

Sola con el frenético martilleo de su corazón y el sabor metálico del miedo en su boca. Apartó las mantas, deslizó los pies hasta el suelo y se puso las zapatillas, y se levantó, dirigiéndose al fuego. Una taza de té le quitaría el sabor. Ya era bastante difícil conciliar el sueño en estas calurosas noches de Arcavios; la mezcla adecuada de hierbas y flores sólo podría facilitar el camino…

Algo crujió bajo su pie. Se detuvo, mirando los restos de su taza de té favorita, y luego se inclinó, tocando con las yemas de los dedos el líquido salpicado a su alrededor.

Todavía estaba caliente.

Cuando miró hacia la ventana abierta, casi le pareció oírle reír.

Las clases del día siguiente se prolongaron en una nebulosa de estudiantes, silencios incómodos y lecciones casi chapuceras. Después de que el tercer alumno de segundo año de Witherbloom, ansioso, hiciera explotar una plaga con un impresionante pero inútil rocío de magia, Liliana despidió a su clase de Principios de Nigromancia, diciéndoles que fueran a trabajar en sus ensayos antes de que decepcionaran a otro profesor tanto como la habían decepcionado a ella.

Cerró la clase y se dirigió al Biblioplex. Alucinación, espíritu o manifestación incontrolada de su propio poder, no importaba; esto tenía que terminar. Habría sido bastante malo si hubiera sido la primera vez que se le aparecía en Arcavios, pero llevaba meses apareciendo, y sus visitas eran cada vez más frecuentes, hasta que rara era la noche en que podía dormir hasta la mañana. 

El cansancio se estaba apoderando de ella. Si esto se prolongaba mucho más, tendría que involucrar a alguien más, y eso significaba ponerlos en riesgo. No. Ella ya no hacía eso. Fuera lo que fuera, tenía que acabar con ello en sus propios términos, y tenía que hacerlo sola.

Si él era real -y ella creía cada vez más que podía serlo, después de todo lo que le había mostrado, todo lo que le había dicho, todo lo que había hecho- el Biblioplex le diría lo que necesitaba saber. Puede que no contenga todo el conocimiento del Multiverso, pero se aproxima lo suficiente para los propósitos de cualquier ser sensato.

La visión de la imponente profesora Vess atravesando la escuela en pleno día era inusual, pero no lo suficiente como para llamar demasiado la atención. Se dirigió rápidamente a la gran biblioteca, requisando uno de los pequeños botes de pértiga necesarios para cruzar a la sección de historia antigua de Dominaria que había localizado unos meses antes, y comenzó su búsqueda.

Había estado hojeando antiguos tomos y consultando polvorientos pergaminos durante la mayor parte de una hora cuando él habló, una vez más desde detrás de ella, como parecía ser a menudo. La sombra que le pisaba los talones, el depredador que le seguía el rastro.

“No estás retrocediendo lo suficiente”, dijo. “Si quieres llevarme a casa, mi Lili, tendrás que buscar mucho más profundamente de lo que has hecho”.

Ella cerró el libro que sostenía. “Así que me estás diciendo que eres real, entonces”.

“Te estoy diciendo que fui real, una vez, y que bien podría serlo de nuevo, si así se alinean las estrellas. Te estoy diciendo que vuelvas a casa conmigo. Si esta es la armadura que sientes que necesitas para nuestro reencuentro, el conocimiento y los nombres antiguos, entonces te ayudaré a encontrarlos, como pueda”.

Liliana se dio la vuelta, mirándolo fijamente. Él le devolvió la mirada impasible.

“Te dije que me dejaras en paz”, siseó. “Te dije que había terminado contigo. No voy a ser utilizada. No seré un arma en manos de otro monstruo”.

“¿Pero serás un monstruo por tu cuenta?” Extendió sus propias manos vacías. “Estás tan cerca, Lili. Casi tienes todo lo que necesitas. Ven a casa y podré darte lo que te falta”.

“Vete. Fuera”.

“Como quieras. Pero vendrás a mí. Siempre vienes a mí”.

Entonces el hombre desapareció y los cuervos llenaron el espacio donde él había estado, volando en espiral con sus alas de carbón, las plumas arrancando el polvo de los lomos de los tomos antiguos, las garras arrancando uno de esos volúmenes de la estantería y haciéndolo caer al suelo. Liliana se abalanzó y casi lo atrapó, y cuando los pájaros desaparecieron, lo recogió y miró la portada.

Historia de Terisiare decía el título. No aparecía ningún autor. Liliana frunció el ceño, llevó el libro a la mesa más cercana y, al sentarse, comenzó a leer.

Cuando se levantó, algunas horas más tarde, lo hizo con una nueva, aunque terrible, comprensión, y con un nombre, uno que no se atrevía a pensar demasiado, no fuera a darle un poder que no poseía actualmente. Pero tenía un nombre, y eso significaba que existía fuera de su mente. No era su creación, aunque ella fuera en cierto modo la suya.

El monstruo que atormentaba sus sueños, que había tomado a una joven asustada y dotada de poder y la había convertido en una mujer aterradora y casi villana… era real. Podía ser detenido. Podía ser destruido.

Podía limpiar esa pequeña porción de maldad del Multiverso, por el bien de Gideon.

Con ese pensamiento en mente, abandonó el Biblioplex y se dirigió a las oficinas administrativas para solicitar un permiso de ausencia. El proceso fue más fácil de lo que temía, facilitado por su estado de distracción de las últimas semanas. Los alumnos estaban descontentos y sus quejas habían empezado a extenderse; aunque su puesto seguía siendo más que seguro, un poco de tiempo de ausencia parecía aconsejable. Por el bien de todos, en realidad. Fue menos de un día después cuando se acercó al borde de Sedgemoor, contemplando su extraño y querido paisaje, y cerró los ojos.

“Muy bien, bastardo”, dijo. “Vuelvo a casa”.

La negrura se elevó a su alrededor cuando su chispa cobró vida, convirtiéndose en una nube de oscuridad impenetrable. Cuando se despejó, unos segundos después, Liliana Vess había desaparecido.

Le había pedido que volviera a casa, al lugar donde la conoció por primera vez, donde la convenció por primera vez de escuchar sus mentiras; eso significaba Dominaria, y más, significaba la finca de la familia Vess. Apareciendo en un remolino de negro en la pequeña elevación detrás de la casa, Liliana contempló las ruinas de lo que una vez había sido todo su mundo.

El suelo era un amasijo pantanoso, la tierra erosionada y corrompida. Era extraño que amara tan profundamente un pantano cuando un pantano había destruido su hogar. La mansión Vess era una ruina, más decrépita de lo que podría ser explicado sólo por el tiempo, y la fortaleza que debería haberla mantenido en una sombra protectora se asomaba como una extremidad podrida clavada en el suelo, inclinada e inestable. Liliana respiró hondo y empezó a caminar hacia la casa, sin permitir que su magia la protegiera del barro que se agitaba bajo sus pies o del agua que se colaba en sus zapatos.

“Ven a casa”, susurró la voz de su pasado, resonando entre sus oídos, implacable y antigua. “Vuelve a casa conmigo”.

Siguió caminando, hacia las ruinas de su casa familiar, los recuerdos de tiempos mejores intentaban inundar su mente. Largos días de entrenamiento con Dama Ana y la Orden de Avanzada, de correr por los campos iluminados por el sol con su hermano, de dar vueltas en el heno con los chicos del pueblo atraídos por sus incipientes encantos. Liliana apartó esos fragmentos de luz idílica. Aquella niña había sido una curandera y la hija de un general, destinada a decorar una corte y a colgar del brazo de un noble, una baratija en el mejor de los casos, no un diamante por derecho propio. Todo lo que había sufrido, todo lo que había perdido, todo había servido para hacerla más de lo que esa chica podría haber sido.

No se arrepiente de nada. Tampoco permitiría que se filtraran en su mente como la corrupción que aún se filtraba por el suelo, un recuerdo de Belzenlok que Dominaria nunca podría expulsar.

La casa era inestable, lo veía claramente, así que la rodeó y se dirigió al cementerio donde estaban enterradas generaciones de suplicantes y antepasados de Vess.

El suelo era más firme, menos flexible, como si incluso Belzenlok y Josu hubieran podido superar el peso de tantos muertos. Caminó hasta llegar al gran roble dominicano en el centro del cementerio, luego se sentó, de espaldas al tronco, y cerró los ojos.

Cuando los abrió de nuevo, la casa era como había sido en su juventud, la luz dorada e inocente en su brillo, y todo tenía el débil brillo alrededor de los bordes que le decía que estaba soñando. Por si fuera poco, el Hombre Cuervo estaba ante ella, lo único en la recreación de la Mansión Vess cuya silueta no brillaba sino que parecía tragarse la luz.

“Así que estoy aquí, y estoy dormida, lo que sé que te gusta, ya que es menos probable que te apuñale cuando estoy inconsciente”, dijo. “¿Qué quieres de mí?”

“Quería que me encontraras, y parece que lo has hecho. Te has convertido en lo que yo sabía que podías llegar a ser. Estás casi lista para mí”.

” ¿Lista para qué, Lim-Dûl?” Ella subrayó su nombre con toda la fuerza que pudo, esperando su reacción.

Para su decepción, él simplemente se rió. “Hacía tiempo que no oía pronunciar ese nombre, dentro o fuera de los sueños”.

“Si te complace, no lo volveré a hacer. Si te perjudica, no dejaré de hacerlo”.

Volvió a reír, y esta vez fue el grito de un cuervo, primario y hambriento. “Oh, Lili, ¿te preguntas por qué siempre te he deseado tanto? ¿Por qué fuiste el objetivo que elegí para cultivar? Podríamos hacer milagros juntos. Podríamos…”

Liliana lo fulminó con la mirada. “Dime por qué querías que viniera aquí”.

Hizo una pausa. “¿No es suficiente que quisiera reunirme con mi querida Liliana?”

“No”.

“Sabes mi nombre. ¿Qué te dijo de mi historia?”

“Gran nigromante. Tirano. Derrotado y deshonrado, atado en un objeto mágico que luego se perdió”.

“Entonces sabes que no descanso, ni lo haré nunca. Ni siquiera tú, Lili, podrías tumbarme si lo intentaras. La cadena de la que soy un solo eslabón es demasiado larga y poderosa”. Suspiró. “Pensamos en añadirte”.

“Queréis decir que pensasteis en tenerme para vosotros”, espetó ella. “Me estabais moldeando para convertirme en vuestro recipiente perfecto. ¿Preguntasteis alguna vez si la Liliana Vess que estabais fabricando era la que yo deseaba ser?”

“¿Algún padre pregunta?” Negó con la cabeza. “Hubieras sido mi obra maestra, pero tus propias decisiones te han arruinado”.

Se puso de pie, alejándose del árbol. “Entonces, ¿por qué me has llamado aquí?”

“Porque no soy el único que está aquí”. Él la miró, con sus ojos dorados solemnes como una tumba. “Lo destruirán todo si se les permite. Una vez me metí con ellos, sabes, pero siempre fueron más problemas de lo que valían, me costó dos vidas. Me destruirán si pueden, y te destruirán a ti también. Lo destruirán todo”.

“¿Así que me llamaste para ser tu arma?”

“Sí, y por una vez, no. Te llamé para ser el arma de Dominaria. Lucha por el plano que te vio nacer. Sálvame, sálvalos… sálvate a ti misma”. Lim-Dûl empezó a decir algo más, y luego se detuvo, con los ojos abiertos en lo que parecía ser miedo. “Sálvate”, repitió, y chasqueó los dedos, estallando en una nube de pájaros de alas negras. Volaron en todas direcciones, graznando con fuerza, y cuando el último de ellos desapareció, el paisaje estaba como cuando ella llegó. Los bordes nebulosos del sueño se habían disipado; estaba despierta, y -si esta vez hablaba de verdad- estaba en peligro.

Liliana se quedó mirando el desolado paisaje, tratando de encontrar algo que hubiera cambiado desde su última visita. El suelo pantanoso nunca era el mismo de un momento a otro, pero eso era de esperar; las paredes de la casa crujían y se tambaleaban, pero el deterioro era natural, incluso cuando se producía por medios no naturales. Ella buscaba algo más. Algo más profundo, algo más oscuro, algo malo.

Extendió la mano con un hilo de magia. Ella -y, por extensión, eso- había nacido aquí, e incluso en su actual estado de corrupción, la tierra la conocía. Respondió a su presencia como un perro hambriento que responde a la llamada de su amo. La acarició suavemente mientras seguía acercándose, disfrutando del momento de conexión, de familiaridad, de…

Su hilo mágico chocó con una bolsa de algo tan ajeno y diferente que la repelió, devolviendo su poder a sí mismo y alejándolo. No era corrupción. Liliana conocía la corrupción. Sabía lo que significaba que una tierra se volviera sucia. No era putrefacción ni decadencia, pero era una mancha, igualmente, nueva y horrible y antigua a la vez. Volvió a su poder y miró en la dirección que había alcanzado, tratando de entender qué era lo que había rozado. No se movió. Por el momento, le pareció que el único terreno seguro que tenía era el que pertenecía a los muertos de su familia.

Pero, ¿desde cuándo había buscado la seguridad? Liliana tomó aire, dejó caer la barbilla hacia el pecho y se adentró en el fango, dirigiéndose al rastro de la maldad. Si estaba tan vivo y terrible como se sentía, tenía que saber que ella estaba allí. Era mejor enfrentarse a él de frente que esconderse de él como la niña que nunca volvería a ser.

Sola, Liliana Vess se adentró en la oscuridad mientras una solitaria pluma de cuervo se hundía en el fango tras ella.

El bosque que rodeaba la finca había sido consumido por el pantano, pero quedaban muchos árboles, que sobresalían rebeldes hacia arriba incluso cuando sus raíces se pudrían y sus hojas se caían. Un día se derrumbarían y la transformación de esta tierra sería completa. Liliana siguió caminando, sin estar dispuesta a extender otro hilo de magia hacia el exterior para comprobar que la maldad permanecía. Lo que había tocado no daba la impresión de ser algo que se desprendiera tan fácilmente.

Su conciencia de la tierra seguía temblando en el borde de su mente, la finca agradecida por su regreso de una manera que nunca habría sido cuando era un verdadero bosque, verde y exuberante, dedicado a la vida. Esa había sido la tierra de otra Liliana. Esta tierra, sin embargo… esta tierra le pertenecía a ella, hasta los huesos, y estaba terriblemente feliz de tenerla de vuelta. Siguió caminando, confiada en su conexión con la tierra bajo sus pies y en su capacidad para eliminar lo que no debía estar aquí.

Un nuevo olor apareció en el aire, metálico pero no metálico al mismo tiempo, ni a sangre ni a óxido, pero agudo en la parte posterior de la lengua como cualquiera de esas cosas podría ser. Olía mal. Dejó de caminar. Si estaba lo suficientemente cerca como para oler lo que fuera que estaba ocurriendo aquí, estaba lo suficientemente cerca.

El humo negro se acumuló alrededor de sus manos cuando se concentró en el lugar donde había sentido el cambio en su hogar ancestral, arremolinándose y retorciéndose con la fuerza de su orden. Liliana entrecerró los ojos. Haber sido llamada aquí ya era bastante malo; haber sido llamada para enfrentarse a un peligro invisible, sin más que unas pocas palabras de advertencia dadas a regañadientes, era una ofensa.

Todavía estaba tirando de la magia hacia ella cuando una figura salió de los árboles. Su piel era del blanco calcáreo más común entre los kor, y no tenía pelo, ni en la parte superior de la cabeza ni alrededor de los ojos, que lloraban constantemente chorros de un líquido negro viscoso. De su mano izquierda goteaba más líquido, que parecía escurrirse por la piel, y de su espalda salían cosas que parecían tubos, que desaparecían bajo sus ropas.

Magic- Phirexiano

“Quédate donde estás”, dijo, y su voz pertenecía a un constructo, no a un ser vivo, llena de ecos y horribles armónicos. “Has entrado en nuestros terrenos de reunión, y por lo tanto estás perdida”.

“He entrado en las tierras de mi familia, y nada de mí está o ha estado nunca perdida”, respondió Liliana. “Me quedaré. Tú te irás”.

“No”, dijo la figura, y esbozó la horrible sonrisa de alguien que había olvidado cómo debían plasmarse esas expresiones, cómo debían llevarse. “Somos los dueños de este lugar. Es demasiado tarde para ti. Nunca deberías haber venido aquí”.

El tenue chapoteo procedente de su espalda hizo que Liliana mirara a su alrededor, confiada en lo que encontraría allí. En lugar de la ordinaria emboscada que esperaba, se enfrentó a un horror.

La muerte no tenía misterios ni sustos para Liliana: la había visto en todas sus formas, desde la pacífica hasta la profana. La decadencia era natural. La reanimación también era natural, a su manera, y no había que temerla. Pero estas criaturas . . .

Las figuras dispuestas detrás de ella habían sido retorcidas de alguna manera fuera de la realidad con sus propias naturalezas, remendadas con carne muerta y viva al mismo tiempo, y la carne muerta no mataba a la viva, y la carne viva no resucitaba a la muerta. Conexiones de tejidos artificiales y ese aceite goteante e imposible los mantenían unidos, suturas de plata y alambres brillantes, y su visión era repulsiva y fascinante al mismo tiempo. 

Parecían haber sido creados a partir de fuentes dispares, humanos y elfos y kor y merfolk y otros, desmontados y reensamblados en algo más eficiente que la suma de sus partes. Todos ellos tenían garras, o colmillos, o cuchillas en forma de guadaña donde deberían haber estado sus antebrazos. Algunos tenían extremidades adicionales, o mandíbulas, y la observaban con ojos desapasionados. Su vida o su muerte no les importaba. La matarían sin consideración ni arrepentimiento.

 

Magic - Phirexiano 2

Miró a la mujer kor que había aparecido primero. La observaba todavía. No se había movido.

“Todavía puedes ser útil”, dijo. “Los restos del espíritu se adhieren a ti. Te ha llamado aquí. Lo queremos”.

“¿El Hombre Cuervo?”, preguntó ella. Si esta extraña figura no tenía su nombre, ella no iba a proporcionarlo. “¿Qué negocios pueden tener con él?”

“Ese negocio es nuestro”, respondió ella. “¿Qué asuntos tiene usted?”

“Me ha perseguido desde que era joven, y me gustaría librarme de él”.

“Entonces entréguenoslo y te liberaremos”. La mujer kor volvió a sonreír. “Phyrexia es la mayor de las libertades”.

“Creo que preferiría buscar la libertad por mi cuenta”, dijo Liliana. ¿Cómo es que nunca se había enfrentado a Phyrexia? Conocía las historias, por supuesto: era hija de Dominaria, y nadie que caminara por las Eternidades Ciegas lo hacía sin conocer la gran traición de Yawgmoth. Pero había pensado que la contaminación contenida en lo que había sido Mirrodin, y el hecho de que se hubiera perdido esa batalla no la hacía menos consciente del peligro que corría de repente.

Liberó el poder que había estado acumulando y, en su lugar, buscó la fuerza de su chispa, la conexión que le permitiría huir de este lugar hacia algo más hospitalario. La chispa acudió a su llamada y, por un momento, la tentación de alejarse y dejar este problema a otra persona lo bastante fuerte. Miró a la mujer kor, que le devolvió la mirada, sin parecer darse cuenta de lo que estaba haciendo, sin parecer verla como ningún tipo de amenaza.

Bueno. Pronto le enseñaría el error de esa forma de pensar.

“¿Por qué aquí?”, preguntó. “¿Por qué las tierras de mi familia?”

“El espíritu que perseguimos está anclado a un objeto en algún lugar de este lugar”, dijo ella. “Ha estado hundido en lo más profundo de la tierra, dormido y olvidado. Nuestras excavaciones lo sacarán a la luz”.

Si ella se iba, desenterrarían la reliquia que anclaba al Hombre Cuervo y se lo llevarían. No volvería a ser embrujada. Lim-Dûl quedaría por fin olvidado, y nadie más se vería enredado en sus incomprensibles maquinaciones.

Eso, más que nada, decidió lo que hizo a continuación. Liberó la lenta extracción de poder de su chispa y miró a la mujer kor. “¿Cómo te llamas?”

“Tengo el honor de llamarme Elas il-Kor”, dijo ella. “Soy Uno, pero también soy distinto, por lo que debe hacerse. ¿Por qué me lo preguntas?”

“Para saber qué poner en tu lápida”, dijo Liliana alegremente. Volvió a echar mano de la magia que dormía en el pantano, y esta vez la agarró y la tensó como una cuerda vibrante, el aire a su alrededor se volvió espeso como el ectoplasma y frío como la tumba. Los horrores de carne y hueso que la rodeaban se congelaron por un momento, demasiado sorprendidos por esta transición como para reaccionar.

Liliana se dio la vuelta y echó a correr.

El arte de Witherbloom estaba en crecimiento y decadencia. La magia de la vida nunca le había respondido con facilidad, pero la magia de la muerte sí, y el pantano era un sepulcro en sí mismo, lleno de huesos y cuerpos de mil criaturas menores. Elas il-Kor tenía ocho terrores diseñados por Phyrexia. Liliana tenía los muertos de todo un bioma. Cuando huyó y los pirexianos la persiguieron, se encontraron con que los asaltaban por todos lados serpientes, roedores, ciervos, incluso un gran perro muerto que hacía tiempo que se había descompuesto hasta quedar reducido a huesos y restos de tendones.

Las criaturas de Liliana no eran verdaderos zombis: una vez que la atención de Liliana estaba en otra parte, volvían a sus tumbas. Sólo se levantaban para obedecer su orden de matanza y volvían a caer en cuanto terminaban.

Elas il-Kor observaba, pareciendo casi divertido por la abrumadora avalancha de bestias no muertas. Individualmente no eran rivales para los pirexianos, que los rebanaban, golpeaban y despedazaban. Sin embargo, su propio número le decía todo lo que necesitaba saber sobre la fuerza de este nigromante. Era una ventaja inesperada de esta larga e irritante misión. Eran guerreros, no arqueólogos.

Pero lo que Sheoldred ordenaba, ella lo haría, y Elas il-Kor se sentía honrada de servir de cualquier manera. Si ahora parecía que el servicio podría reportar una bonificación inesperada para reforzar la posición pirexiana en Dominaria, tanto mejor.

“La quiero viva”, dijo, perfectamente calmada, mientras su equipo terminaba de cortar la fuerza de asalto de Liliana en el aire y empezaba a perseguirla. Ella la siguió a un paso más tranquilo, sin prisa. Phyrexia no necesitaba apresurarse.

Al final, Phyrexia siempre ganaba.

Era casi un insulto, pensó Liliana, corriendo hacia el cementerio donde esperaban su llamada huesos más poderosos; no la perseguían. La seguían, lo que era algo totalmente diferente. Si no fuera porque la superaban en número, se habría detenido, se habría dado la vuelta y les habría demostrado precisamente por qué le debían una persecución adecuada. Pero no había vivido tanto tiempo siendo tonta, así que corrió, sintiendo que su conexión con la tierra bajo ella se reforzaba con cada paso, hasta que se situó por encima de sus antepasados. Entonces se detuvo, se giró y se enfrentó a las fuerzas de Phyrexia.

Quedaban seis, Elas il-Kor y los cinco… soldados que respondían a sus órdenes. Todos eran artificiales en un grado u otro, transformados como lo había sido el pantano, arrancados de su verdadera naturaleza. No era ella quien debía purificarlos. Ese nunca había sido su papel en el Multiverso. Levantó las manos, agarrando el poder de una docena de generaciones de muertos, recurriendo a lo que podrían haber sido y nunca fueron, y arremetió contra los pirexianos que se acercaban en una terrible ráfaga de luz putrefacta. Eran artificiales, sí, pero también eran naturales, y las partes de ellos que eran de carne sabían cómo pudrirse.

Sin embargo, gracias a la mancha antinatural que corría por sus venas, parecía que ya no sabían morir. Gritaban mientras sus cuerpos se erizaban de gangrena y se marchitaban por la corrupción necrotizante, pero seguían corriendo hacia ella, más artificiales ahora de lo que habían sido sólo un momento antes. Su carne se escurría a medida que avanzaban, sin que los estragos de la rápida descomposición los hicieran desaparecer.

Elas il-Kor sacó una jabalina de su espalda, cuya punta maligna goteaba una sustancia asquerosa y viscosa. Liliana no podía moverse sin soltar el agarre que su magia había envuelto a los pirexianos, así que la miró fijamente, manteniéndose en su sitio, aguantando el tirón mientras retrocedía y preparaba su lanzamiento.

Elas era una maestra de la puntería. No apuntaba tanto como simplemente se posicionaba y confiaba en que su brazo encontraría su objetivo. La lanza era una combinación del mismo metal que brillaba en los cuerpos de sus soldados y una madera endurecida al fuego que cualquier guerrero kor habría estado orgulloso de llevar. Liliana esperaba que la madera de la lanza fuera más dominante de lo que parecía. El metal de los cuerpos de los demás seguía limpio y sin mancha, sin oxidarse ni pudrirse como sus cuerpos.

El funcionamiento de la muerte podía parecerse mucho al paso del tiempo, cuando se enfocaba correctamente. Elas il-Kor lanzó. La jabalina voló. Liliana tiró con más fuerza de la tierra empapada de muerte y corrompida, arrancando la mancha demoníaca y la muerte natural dentro de sí misma tan rápido como siempre, y haciéndolo sin nada más que ella misma para depender. Sin Velo de Cadenas, sin contrato demoníaco. Sólo Liliana, los huesos de sus propios muertos y la tierra.

Y en lo más profundo del resto, el recipiente que había contenido un nigromante que acabaría con un imperio, que había sido poseído por alguien más grande que él, que la había estado preparando para convertirse en su herramienta: un simple anillo. Su magia, que buscaba nuevas reservas de poder, se aferró a él, extrayendo toda la fuerza de su reserva que podía conseguirse sólo con el instinto, sin una intención verdadera y concentrada.

En lo alto, un cuervo gritó y, por un momento, Liliana vio.

Vio al primer mago dominicano en aprovechar el poder de la propia muerte, al primer hombre en sostener la fuerza de la tumba en sus manos y hacerla bailar a su antojo. Vio su espíritu, su poder, pasar a su propia alumna, poseyéndola, y luego a un nuevo recipiente poco después, una y otra vez, hasta llegar a Lim-Dûl. Vio cómo su anillo cambiaba de manos hasta que cayó en las de su antepasado, que lo enterró aquí para ocultarlo de aquellos que pudieran abusar de él, pero ese no era el final. Vio al Hombre Cuervo, un trozo del alma fracturada del antiguo nigromante, agitándose en un recipiente que ella conocía muy bien, llamado a él desde el otro lado de los planos por los escarceos nigrománticos de una joven. Vio a la misma mujer cortar finalmente el eslabón cuando se liberó del Velo, la cadena detenida en frío por la ausencia de manos que la sostuvieran, y vio lo que había sido destinado a ella.

Había sido concebida como un eslabón más de una línea que se remontaba a aquel primer mago, ahora sin nombre, su voluntad subsumida en los restos de la de él, su alma rehecha a imagen y semejanza de los que la habían precedido. El anillo le susurraba un poder sin límites si se rendía, si se convertía en el recipiente que Lim-Dûl había creado para ella. Se convertiría en Lim-Dûl, en cierto modo; seguiría siendo Liliana Vess, pero la parte de ella que amaba a sus alumnos, que amaba Sedgemoor, que lloraba por Gideon y por su hermano… esa parte se desvanecería misericordiosamente.

No me rindo ante nadie, pensó, apartando la promesa del artefacto y aferrándose únicamente al poder que la rodeaba, el poder que podía ser suyo sin aceptar la carga del manto de Lim-Dûl.

Liliana desencadenó una oleada de niebla negra que barrió a los perezosos pirexianos y atrapó la jabalina en pleno vuelo. La madera se pudrió al instante, dejando atrás un metal reluciente. El lanzamiento de Elas il-Kor había sido certero, pero la repentina pérdida de la madera desvió la trayectoria de la jabalina, que golpeó a Liliana en el hombro. Ella gritó.

Era una maga poderosa, sí, y una guerrera por derecho propio, pero el silencio ante el dolor nunca había sido una virtud dominariana, y la punta de la jabalina ardía como el hielo y el ácido. Levantó la mano y tiró de la jabalina para liberarla. Sus tatuajes brillaban en oro. Si la oleada de oscuridad que se agitaba había parecido absoluta antes, el siguiente pulso que fluyó hacia fuera de su cuerpo hizo que pareciera que el primero no había sido más que una ligera niebla. Esta era la verdadera oscuridad: era la muerte a la que se le había dado permiso para correr por el mundo de los vivos sin grilletes.

Los pirexianos atrapados en la oleada inicial se tambaleaban y caían sobre sus rodillas multiarticuladas, el metal expuesto sucumbía finalmente al deslustre mientras se descomponía. Elas il-Kor estaba demasiado atrás para que la nube la alcanzara. Observó, con un pequeño ceño fruncido como única señal de su desaprobación, cómo sus tropas caían y no se movían más.

Luego empezaron a agitarse de nuevo, levantándose bruscamente del suelo y volviéndose para mirarla con ojos que no eran más que pozos de brillante negrura. Avanzaron hacia Elas cuando la nube se despejó, revelando a Liliana con las manos levantadas y los tatuajes brillantes, dirigiendo su nueva fuerza hacia su antiguo líder.

Elas il-Kor dio un paso atrás. “¡Esto es una perversión!”, gritó. “¡Una vez que se pertenece a Phyrexia, se sigue dentro de Phyrexia!”

Liliana apretó los dientes, luchando por sostener a sus secuaces reanimados. No se equivocaba. Podía sentir la mancha que permanecía en sus huesos luchando por reafirmarse; cuando los dejara ir, se levantarían de nuevo, regresando a su horrible familia. Pero por ahora, éste era el terreno de Vess, y ella estaba arraigada a los muertos que tenía debajo, y eran suyos antes que nada.

Elas il-Kor dio otro paso atrás. Luego, prefiriendo la supervivencia a la suerte de sus soldados, huyó.

Liliana se desplomó en su lugar, pero se aferró a los pirexianos. En cuanto aflojara su agarre, sabría que los perdería. El anillo que había percibido bajo ella, el pozo desbordante de poder nigromántico, era lo suficientemente profundo como para que le faltara fuerza para sacarlo a la superficie mientras sostenía a sus nuevos esclavos. Sin la litomancia, tendría que moverlo a través de las manos de los muertos, pasando de uno a otro, y eso podría llevar días. Pero tampoco podía dejarla donde estaba. Lo poco que sabía de Phyrexia, por los cuentos y las historias, le decía que si querían algo, era mejor negárselo. Sacando la fuerza que le quedaba de los huesos que tenía debajo, empujó el artefacto hacia abajo, ordenando a los antiguos muertos que ocultaran el objeto, lo más lejos posible bajo el suelo de Dominaria.

Finalmente, liberó a los pirexianos para que cayeran y se retorcieran, luego reunió la magia que aún dormía en su interior y se adentró en las Eternidades Ciegas, desapareciendo en un remolino de negrura. Pronto volvería aquí, para limpiar su tierra y proteger lo que había enterrado aquí. Sólo esperaba que no fuera para descubrir que los muertos se habían vuelto contra ella. Pero por ahora, Arcavios y Sedgemoor esperaban para limpiar sus heridas y reponer sus reservas.

Desde las sombras, un hombre de ojos dorados la miraba partir, satisfecho de haber movido sus hilos una vez más. Ella seguía siendo su criatura, incluso después de todo. Al final, ella le había protegido.

Y un día, ella volvería a casa.

Historia escrita para Magic the gatherin por Seanan McGuire

0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios