Search
Close this search box.

Magic Historia // Dominaria Unida: Muerte y Salvación

Dominaria Unida: Squee

Tabla de contenido

Historia de Dominaria unida: Muerte y Salvación

Este es un articulo de lore de Dominaria Unida que no fue traducido por la pagina oficial de Magic, por ello dejamos esta versión en español para todos lo jugadores. La versión original la encuantras aqui.

Dominaria Unida: Squee

En algún momento, todos los seres mortales deben enfrentarse a su fin. Para los humanos, la muerte es una nube sombría en el horizonte. Para los elfos, la muerte es una cita larga y distante. Para los trasgos, la muerte es sólo el precio de la entrada. Múltiples sociedades han desarrollado de forma independiente modismos en este sentido. Los ciudadanos de la antigua Benalia decían una vez que algo llegaba “como la muerte a un goblin”, como forma de describir una consecuencia repentina e inevitable de las malas decisiones. Las comedias enanas solían marcar el final del segundo acto con la muerte repentina de un personaje secundario goblin.

En cambio, hay un único modismo goblin que se refiere a la muerte. Hablado tras una pérdida, sus múltiples interpretaciones se traducen aproximadamente en: “Yo no. Hoy no”.

No es que los goblins quisieran morir; es que todas las cosas que querían implicaban una probabilidad de muerte accidental mucho mayor que la habitual. A los goblins no les gustaba nada más que las explosiones, las llamas abiertas y las caídas abruptas. Un goblin que vive sin riesgo se considera que apenas ha vivido. Dado su estilo de vida, la población goblin de Dominaria persistió gracias a una ola de pura suerte. Y ningún goblin había tenido más suerte que Squee.

Concedida la inmortalidad durante su época de grumete a bordo de la nave celeste Weatherlight, Squee había ayudado a algunos de los mayores héroes de Dominaria a repeler a las fuerzas pirexianas invasoras hacía casi cuatrocientos años. Desde entonces, se ha convertido en el goblin más viejo y el que más veces ha muerto en la historia de Dominaria. Cada día que respiraba, desafiaba las expectativas de los demás, y por eso tenía sentido que ahora se encontrara como rey.

Hace un siglo, durante sus viajes, Squee se había encontrado con un clan de goblins casi disuelto que vivía en un profundo sistema de cuevas. Habían caído en tiempos difíciles, encontrándose muy desplazados de su hogar y bajo el dominio de un vil señor de la guerra. Squee odiaba ver a sus compañeros goblins obligados a vivir bajo una criatura tan cruel, así que desafió al tirano. Utilizó un viejo truco de guerrero que había aprendido unas décadas antes durante un breve período como luchador de foso otariano: dejarse matar repetidamente hasta que su oponente se desmayara de agotamiento. El estrés de golpear al mismo goblin con un martillo durante dos horas hizo que el corazón del caudillo fallara, y Squee fue declarado nuevo rey. Los años transcurridos desde entonces han sido, para los estándares de los goblins, una época de inconmensurable paz y progreso.

El trono de Squee se encontraba en la plataforma más alta de la montaña, con vistas al bullicio de abajo. Estaba sentado con un viejo recuerdo en su mano izquierda: una esfera de forma extraña con intrincados dibujos rojos pintados en su superficie de marfil. Era su único recuerdo de su época en Weatherlight. Había hecho un gran esfuerzo (y muchas muertes) para recuperarla, y a veces podía jurar que aún la sentía caliente. Hoy necesitaba su suerte más que nunca.

Por primera vez en más de una década, el clan había pasado casi una semana entera sin que nadie muriera, incluido él mismo. Había prometido a su gente que cuando se alcanzara el hito, habría una fiesta y una celebración. Una semana sin muertes en una madriguera de trasgos era motivo suficiente para celebrar, pero una semana sin muertes para Squee era especialmente rara. Desde el momento en que su inmortalidad se afianzó, la muerte se había convertido en una parte casi diaria de la vida de Squee.

Oyó una repentina conmoción detrás de él. Bulp llegó a lo alto de la escalera y se tomó un momento para disculparse. Había sido el pupilo de Squee desde su infancia, un poco inadaptado. El problema de Bulp era que tenía la complexión de un guerrero, pero la mente curiosa de un erudito. Squee había visto una vez cómo se burlaban de él y, al ver una pizca de sí mismo en el joven trasgo, decidió tomarlo bajo su tutela. Bulp era inteligente y, con la orientación adecuada, podría convertirse en el trasgo más inteligente desde el propio Squee.

Bulp vomitó en el suelo al final de la escalera.

“Oh, no, Rey. Bulp lo siente mucho. Bulp ha desayunado mucho hoy y luego ha intentado subir corriendo todas las escaleras para darle a Rey sus importantes noticias”.

“Bulp, ya hablamos de esto”.

Bulp asintió mientras una mirada de vergüenza se formaba en su cara. La dieta de los goblins consistía principalmente en babosas, larvas y caracoles. Sus estómagos estaban, por supuesto, finamente afinados para lidiar con las implicaciones de eso, pero una actividad física seria inmediatamente después de una comida grande y activamente retorcida nunca era aconsejable.

“Bulp sólo tendrá un tazón la próxima vez, Bulp tiene que estar listo para cualquier cosa”.

“¿Entonces? ¿Lo logramos?”

Bulp de repente parecía nervioso.

“¿Qué pasó, Bulp?

“¡Nada! Nadie fue aplastado, ¡eso es seguro!” Una mirada de pánico cruzó los ojos de Bulp. Bulp odiaba decepcionar a Squee.

“Bulp, tienes que decirme si alguien fue aplastado”.

Bulp miró al suelo.

“Lo siento, Rey. Pero Rarp…”

“Muéstrame, Bulp”.

Los dos bajaron las escaleras mientras Bulp explicaba la situación. Rarp era uno de los jinetes de piedra del clan, que trabajaba cerca de la entrada de la montaña. La idea era que varias rocas grandes estuvieran suspendidas sobre la entrada de la cueva con una cuerda atada a una estalagmita cercana. En caso de intrusión repentina, las cuerdas podrían cortarse y la entrada quedaría sellada. Era una increíble hazaña de ingeniería goblin. Hasta que una de las cuerdas se rompió.

Como la mayoría de los goblins en un momento dado, Rarp estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado y fue aplastado. Bulp y Squee se acercaron al lugar del accidente justo cuando otros tres trasgos habían conseguido levantar la roca del pobre Rarp. Squee, sin querer poner a nadie en peligro adicional, atendió él mismo el cuerpo.

“¿Está bien Rarp, Rey?” preguntó Bulp.

Una rápida evaluación del estado de Rarp dejó claro que había sido aplastado por una roca. Pero para sorpresa de Squee, Rarp parecía seguir respirando. Y lo que es más desconcertante, una fuerza que debería haber hecho papilla a Rarp lo había dejado casi intacto. La mirada de Squee se detuvo en los ojos de Rarp, que iban y venían bajo los párpados verdes cerrados. Con cautela, acercó la mano a los ojos de Rarp. Los ojos de Rarp se abrieron de golpe y el estómago de Squee se hundió cuando un aceite negro y espeso empezó a salir de ellos. Anormalmente viscoso, el aceite se derramó por las abolladas mejillas de Rarp y comenzó a acumularse bajo su cabeza. Los ojos del trasgo herido se centraron en Squee, y de repente Rarp empezó a gritar. Entonces Squee empezó a gritar. Bulp también gritó.

Squee y Bulp llevaron el cuerpo envuelto en sábanas de Rarp por las escaleras hasta las habitaciones privadas de Squee. Con cuidado de no tocar nada del aceite que goteaba de la cabeza del cuerpo, dejaron caer a Rarp en el suelo para examinarlo más de cerca. Cada desgarro en su carne que dejaba la roca revelaba más aceite negro. Debajo de una herida especialmente grande, sobresalía un reluciente cable metálico negro.

Squee había visto esto antes, hace mucho tiempo. Rarp era un agente durmiente, una criatura secuestrada por los pirexianos y aumentada con metal y magia. Este era el primer paso de lo que los pirexianos llamaban “completación”. En su estado de compleción, los pirexianos perdían todo el parecido con su antiguo ser y abrazaban una vida de “perfección” mediante el rechazo de su carne. Después de hacerse inmortal, quedó en manos de Ertai, un antiguo compañero de tripulación completado, cuyo intelecto sólo era igualado por su sociopatía. Ertai había matado a Squee en repetidas ocasiones por poco más que rencor y curiosidad. Aunque Squee había conseguido finalmente incinerarlo, sólo había sido debido a un feliz accidente. A pesar de lo liberador que había sido derrotar a Ertai, Squee no miraba esos recuerdos con cariño.

“¿Cómo sobrevivió Rarp, Rey? ¿Es como tú?”

Squee negó con la cabeza: “No, Bulp. Rarp no es como yo. Algo malo le ocurrió. ¿Recuerdas lo que te dije sobre los pirexianos?”

“¡Sí! ¡Rey luchó contra un ejército de monstruos! ¡Rey los mandó de vuelta al lugar de donde vinieron!”

Squee se había tomado algunas libertades con el cuento como venganza por su omisión en la mayoría de las leyendas dominicanas.

“Bueno, parece que van a intentar llevarse nuestro mundo de nuevo”.

Squee sintió una oleada de culpa al ver crecer el miedo en los ojos de Bulp.

“Pero… rey va a patearles el culo otra vez, ¿verdad?”.

“Lo voy a intentar, Bulp. Pero necesito que me ayudes”.

El repentino reconocimiento de que su rey lo necesitaba enderezó la postura de Bulp. Hinchó el pecho e hizo todo lo posible para parecer que nunca había conocido el miedo.

“¡Bulp hará lo que Bulp tenga que hacer!”

“Eso es bueno, porque necesito que vayas a la superficie y busques ayuda”.

“¡¿Puedo ir a la superficie?!” Bulp gritó sorprendido. La emoción que llenaba la cara de Bulp hizo que Squee sintiera nostalgia por una época en la que él tampoco conocía el mundo fuera de su casa.

“Sí lo sabes, Bulp, pero tienes que moverte rápido. Necesito que encuentres un pueblo y les cuentes lo que ha pasado”.

“¿Que Rarp fue aplastado?”

“No, Bulp. Tienes que decirles que los pirexianos han vuelto”.

“¡Oh, sí! ¿Y qué hará Rey?”

“Necesito averiguar cuántos de ellos entraron aquí y luego deshacerme de ellos”

“¿Cómo vas a hacer eso?”

Squee miró los ojos aún movidos de Rarp. Se fijaron en él y se movieron salvajemente, como si desearan que el cuerpo que los sostenía pudiera seguir moviéndose. La luz de la antorcha de la habitación parpadeaba en las acuosas pupilas, revelando apenas un leve resplandor dorado detrás de ellas.

“Puedo encargarme de eso. Pero tienes que irte antes de que cualquier otro pirexiano secreto descubra que lo sabemos”.

Bulp asintió. Squee le mostró la parte trasera de sus aposentos. Apartó lo que parecía ser una estantería para revelar una escalera empotrada en la pared. Al principio de su reinado, Squee había contratado a un equipo de excavación para que le ayudara a construir un túnel de escape como forma discreta de volver a salir ocasionalmente al mundo exterior sin alertar a sus súbditos de su ausencia. Todos estos años después, era el secreto de Squee. Ahora también lo sería de Bulp. Esperaba desesperadamente que no lo enviara a la muerte. Squee se despidió de él con un abrazo, y Bulp le devolvió el gesto, levantando a su rey ligeramente del suelo.

“Una vez que se lo hayas dicho, vuelves directamente. Nada de explorar. Si ves algo que da miedo, prepárate para correr”.

Bulp asintió: “Bulp volverá, Rey. Bulp lo logrará, igual que Rey”.

Los peldaños de la escalera crujieron en señal de protesta cuando Bulp trepó hacia arriba. Luchando contra la preocupación, Squee volvió a colocar el estante en su sitio y cogió una antorcha de la pared. La acercó al cuerpo de Rarp hasta que empezó a arder. Era hora de ponerse a trabajar.

Tras apagar el pequeño fuego que había provocado accidentalmente en sus aposentos, Squee se dirigió a su sala del trono para dirigirse a su pueblo. Salió a la plataforma del trono y silbó tan fuerte como pudo, y la sala empezó a quedar en silencio.

“¡Trasgos, jóvenes y viejos! Vuestro rey viene a vosotros con noticias”. Siempre intentaba adoptar un tono de rey al dirigirse a sus súbditos.

“Estoy seguro de que algunos de vosotros habéis oído hablar de que Rarp ha sido destrozado. Y es cierto, Rarp tiene un aspecto terrible. Pero Rarp está vivo”.

Esto hizo que se desatara la charla.

“¡No hagan más preguntas sobre Rarp! Esta noche vamos a celebrar una semana sin que nadie muera en nuestra montaña”.

Hubo un silencio expectante.

“Y además, ¡voy a hacer mis Gachas Calientes!”

La sala estalló en aclamaciones.

Squee mandó llamar a Spurna, jefe de los emberradores. Su tarea consistía en mantener las lámparas de maná que proporcionaban luz al interior de la montaña. Esperaba poder convencerla de que las apagara durante la celebración, dejando sólo la luz de las antorchas para los trasgos que celebraban. Normalmente, esto sería una idea terrible. El anonimato de la oscuridad daba a los goblins una predilección por el mal comportamiento algo más intensa que su predilección normal por el mal comportamiento. Sin embargo, Squee tenía un plan. En los aposentos de Squee, justo cuando sostenía una antorcha sobre el cuerpo de Rarp, había notado un contorno casi imperceptible de oro a lo largo del borde de las pupilas de Rarp. Squee esperaba que la repentina afluencia de luz de las antorchas le permitiera ver exactamente con cuántos agentes durmientes de ojos dorados estaba tratando. Una vez que supiera el alcance de la infiltración, conseguiría ayuda de los trasgos en los que podía confiar.

Spurna se unió a Squee en la sala del trono. Desde el principio, fue brusca y directa.

“Spurna escuchó que el Rey quiere apagar las lámparas de maná para celebrar. ¿Por qué el Rey quiere esto?”

Squee estaba preparado para la resistencia.

“Las lámparas de maná son un gran logro, pero la luz es demasiado brillante. Los goblins quieren divertirse. Los goblins quieren bailar”.

“Los goblins pueden bailar en una habitación luminosa. Es mejor así. La oscuridad significa un negocio divertido”.

“¿Pero no es bueno, Spurna?”

“Escucha, Rey. Si las lámparas se apagan, hay que volver a encenderlas. Si se canaliza demasiado maná a través de las lámparas, o se canaliza demasiado rápido, las lámparas explotan, toda la montaña explota. No vale la pena el riesgo”.

Squee hizo una nota mental de que, si superaba esto, debería volver a revisar el hecho de que toda la montaña estuviera iluminada con explosivos de alta potencia.

“¡Ya lo entiendo! ¡A nadie le gusta que una montaña explote! Pero como rey, tengo que ordenarte que apagues las lámparas”.

Spurna negó con la cabeza.

“Bueno Rey, recuerda que tú lo pediste”.

Extendió las manos, cerró los ojos y se concentró. Squee miró hacia el atrio principal para ver si la luz se había atenuado, pero seguía igual. Confundido, se volvió hacia Spurna y sintió una caliente sacudida de dolor en las tripas. El brazo de Spurna se había retorcido y reformado en un pico metálico caliente. Con una fuerza antinatural, Spurna lo levantó en el aire. Sintió que la sangre le salía a borbotones mientras ella lo acompañaba por la sala del trono hasta el mirador. Sonrió con una sonrisa antinatural mientras lo empujaba hacia delante, haciéndolo caer en picado sobre el suelo de piedra de la montaña.

Squee se paseó por los pasillos de la muerte como si fuera el dueño del lugar. Cada vez que moría, era lo mismo. Se encontraba en un palacio grande, ornamentado y vacío, con suelos de granito negro tan oscuros que le parecía estar caminando por el cielo nocturno. Todo el lugar brillaba con una suave luz roja. Mientras se apresuraba a recorrer los pasillos, vio lo último que siempre veía antes de resucitar: una impresionante mesa de fiesta dispuesta con todos sus alimentos favoritos. Durante los miles de veces que Squee había estado aquí, ni una sola vez había probado los bichos. Esta vez no fue diferente. Cuando se acercó a la mesa, sintió la suave caricia de unos dedos espectrales alrededor de sus hombros antes de que lo devolvieran a su forma física. Sus ojos se abrieron de golpe.

Estaba cubierto de su propia sangre. Vio que otros goblins empezaban a reunirse para la fiesta. Parecían no estar preocupados por la repentina muerte pública de Squee, pero él no los culpaba. Como ser inmortal, Squee moría mucho. De vez en cuando saltaba de la plataforma cuando no le apetecía subir las escaleras. Por lo general, estallaba en el impacto, y todo el mundo se divertía mucho con ello.

Squee hizo todo lo posible por llamar su atención, sin saber a dónde había huido Spurna. Gritó: “¡Ayuda a tu rey! Prepárense para luchar”, justo cuando Spurna aterrizó junto a él con un ruido metálico. Le clavó su pincho en la nuca.

Squee se despertó de nuevo. Su visión era borrosa, ya que se alimentaba a través de los ojos recién curados a un cerebro recién reformado. Cuando se enfocó, vio a todo el clan de pie en un círculo perfecto alrededor de los dos, observando en silencio cómo Spurna lo acechaba como una presa. Disfrutando del público, apretó lentamente su brazo con púas hacia el pecho de él, inmovilizándolo contra el suelo. Con una sonrisa enfermiza y antinatural, chasqueó los dedos. Las lámparas de maná se apagaron. Ahora sólo parpadeaba la luz de una antorcha lejana y, con horror, Squee vio que todos los ojos que lo rodeaban estaban rodeados de un oro pálido. Se ahogó en un grito. Spurna se preparó para apuñalarle de nuevo cuando, de repente, fue derribada de forma salvaje. Giró y aterrizó en el suelo, mirando con rabia a su agresor: Bulp.

“¡Bulp!” gritó Squee, nunca más contenta de haber sido desobedecida. Bulp se volvió y le ofreció una mano para ayudarle a levantarse del suelo.

“¡Tenemos que salir de aquí, Bulp! No es seguro, ¿no ves que…?”

Squee sintió un horrible ardor. Al mirar su mano, vio que su carne se estaba pudriendo. La podredumbre se extendía desde los dedos hasta las muñecas. Cayó al suelo cuando su brazo se separó de su cuerpo. El hechizo necrótico devorador de carne hizo su vil trabajo, y vio con horror cómo el cuerpo de Bulp parpadeaba. El glamour que había estado ocultando su verdadera forma se desvaneció y en el lugar donde había estado Bulp había un hombre alto y antinaturalmente pálido, con el pelo rubio pálido. Sus ojos lloraban aceite y un cable negro se entretejía intrincadamente en la carne de su rostro. Cada uno de sus brazos se dividía en el codo, lo que le daba dos manos adicionales de tres dedos. La armadura pica de Ertai brilló a la luz de la antorcha cuando la podredumbre llegó al pecho de Squee. Squee trató de gritar, pero en lugar de ello sólo probó la suciedad de su propia descomposición antes de volver a ver la oscuridad.

Cuando su cuerpo se reformó, Ertai estaba allí esperándole. Squee estaba rodeado de sus antiguos súbditos. Se sentaron completamente quietos en un silencio complaciente. Ertai se acercó a él caminando.

“Ha pasado mucho tiempo, Squee”.

“Pensé que te había matado”.

Ertai se rió.

“Tú más que nadie deberías saber que la muerte puede ser un estado temporal. Pero es cierto, Squee. Te adelantaste a mí y, durante varios cientos de años, me sumí en la oscuridad. Eso podría haber sido el final si Sheoldred no me hubiera encontrado”.

“¿Ella a quién?”

Ertai sacudió la cabeza con una sonrisa.

“Sabes, con Dominaria a punto de completarse, tengo mucha más paciencia con tu estupidez. Además, eres mucho más elocuente que la última vez que hablamos. Casi podrías pasar por un niño”.

La totalidad de la situación comenzó a caer en la cuenta de Squee. Su clan había desaparecido. Su gente era ahora sólo cascarones fuertemente aumentados, construidos para atormentarlo. Ni siquiera podía empezar a pensar en lo que Ertai había hecho con Bulp.

“¿Por qué hacer todo esto? No lo entiendo”.

Ertai se inclinó para encontrar los ojos de Squee con una mirada gélida.

“Quizá no me gustes. Tal vez me puse celoso al ver a esos bufones de Weatherlight adulando tus estúpidas payasadas. O tal vez sea porque me mataste”.

La sonrisa de Ertai regresó.

“O tal vez, he venido aquí para hacer que un trasgo indomable suplique la muerte. Para enseñarte el verdadero dolor y que cuando te alivie de él, me recibas con adoración”.

Ertai buscó en su túnica. “Pero en lo que respecta a los registros oficiales, se me encomendó la tarea de recuperar y ocultar de forma segura esto”. Squee se acarició la túnica con incredulidad mientras Ertai sacaba su juguete.

“Te gusta tanto esta baratija y, sin embargo, apostaría a que sabes tan poco sobre ella como nosotros. Hay muy poco que leer sobre la Esfera de la Salvación. Todo lo que he logrado discernir es que es más antigua que el propio avión. Pero sé dos cosas con seguridad. Primero, era parte del Arma del Legado, lo que significa que debe ser tratada. En segundo lugar, parece que siempre encuentra el camino de vuelta a ti, lo que significa que hay que ocuparse de ti”.

Squee suspiró.

“Tú mismo lo has dicho, Ertai. No puedes matarme”.

Ertai lanzó juguetonamente el juguete de una mano a otra. Hizo un gesto a los agentes durmientes goblin y señaló hacia Squee. Empezaron a avanzar hacia él.

“Oh, Squee, no necesito matarte. Sólo necesito recordarle a tu carne su potencial”.

Los goblins se agarraron a los brazos de Squee para sujetarlo. Sus cuerpos se abrieron y revelaron metal y cable negro. Empezaron a cambiar de forma, contorsionándose salvajemente. Varios de ellos se conectaron entre sí, y sus nuevas formas se unieron para crear una máquina diferente a todo lo que Squee había visto. La mano de uno de ellos se abrió para revelar una aguja. Antes de que Squee pudiera gritar, la aguja le atravesó la carne y sus miembros se volvieron pesados. Uno de los duendes se había convertido en una mesa, y Squee fue trasladado a ella. Mientras se dormía, esperaba que no lo estuvieran convirtiendo a él también en una mesa.

Cuando los ojos de Squee se abrieron, se sintió más alerta de lo que había estado en años. La fatiga como concepto había sido eliminada de su cuerpo y de su mente. Sintió una nueva fuerza en su tejido muscular. Sus ojos podían ver todo lo que había en la habitación con claridad, sin importar la distancia. Le habían puesto un nuevo conjunto de su túnica de rey naranja y lo habían dejado sobre la mesa. Se sentó y retiró una aguja de cada uno de sus brazos. Mientras lo hacía, una máquina cercana a la mesa empezó a emitir un sonido incómodo. Tan pronto como Squee registró la incomodidad, el sonido pareció más tranquilo.

Todo era como lo recordaba, pero todas las cosas que le habían preocupado de repente parecían pequeñas ahora. Vio a su gente moviéndose por la montaña, algunos con aspecto de trasgos y otros con una hermosa sinfonía de carne y metal. Ertai apareció en un círculo de teletransporte ante él, atendiendo al sonido.

“Oh, bien. Has despertado. ¿Cómo te sientes?”

“Poderoso”.

“La perfección tiene ese efecto. Puede que tu cuerpo te resulte desconocido al principio. Te recomiendo que te tomes un momento para examinar tus nuevas funciones antes de que nos vayamos a la plataforma de maná”.

Squee se levantó y miró su cuerpo, viendo unas tenues líneas blancas a lo largo de sus brazos. Nada más pensar en ellas, sus brazos se abrieron, revelando las partes de la máquina que había debajo. Volvió a cerrarlos. Todo se movía a la velocidad de sus propios pensamientos. Squee se quitó la túnica con el deseo de ver de qué más era capaz. Ertai parecía preocupado.

“En realidad, Squee, incluso en nuestras formas perfectas seguimos eligiendo llevar nuestra ropa-“

“Pensé que tal vez me habías dado una armadura”

“Había asumido que te daríamos alguna al llegar a nuestro-“

Totalmente desnudo, Squee se miró el pecho y vio más cicatrices débiles. Al pensarlo, un panel se abrió para revelar el interior de su propia cavidad torácica, incluida la Esfera de Salvación que giraba sin cesar en el lugar que antes ocupaba su corazón. Miró un cubo en la esquina de la habitación rebosante de carne. Presumiblemente, la suya propia. Sobre él descansaba su corona.

“No serás un rey en Nueva Phyrexia. De hecho, imagino que harán una investigación bastante invasiva una vez que te entregue”. dijo Ertai, visiblemente satisfecho consigo mismo, pero esta petulancia ya no ofendía a Squee. Ambos servían a Phyrexia. La inmortalidad de Squee sería útil para la causa, por lo que aprender a entenderla tenía sentido.

Ertai continuó, apartando los ojos de la forma desnuda de Squee. “Pero tienes que admitir que se siente mejor de este lado, ¿no?”

Squee ordenó una vez más que se abrieran sus brazos. Uno de ellos contenía una hoja con forma de gancho, y el otro un pequeño cañón. Lo miró fijamente mientras se cargaba. Luego miró la hoja y trató de extenderla más. En lugar de eso, giró como un proyectil, clavándose en una pared de piedra. Se volvió hacia Ertai.

“Me siento…” Squee abrió su otro brazo, cargando su nuevo cañón. Invocó la hoja hacia él, un imán en su brazo la liberó de la pared, “. . . completa”.

La hoja salió disparada hacia Squee a gran velocidad, cortando fácilmente la cuerda expuesta que bloqueaba su camino, la misma cuerda que sostenía las rocas que los jinetes de la roca habían resuspendido sobre la entrada de la montaña después del accidente de aquella mañana. Squee se encontró, como suelen hacer los trasgos, en el lugar equivocado en el momento equivocado. La línea de corte se aflojó y las rocas cayeron en un instante. Squee fue aplastado a mitad de camino y pulverizado contra el suelo de la caverna en una explosión de vísceras y aceite pirexiano. Mientras la piedra atravesaba su cuerpo, el cañón cargado del brazo de Squee se disparó al aire, golpeando y sobrecargando una de las lámparas de maná que recubrían la pared de la cueva. La explosión fue tan brillante como el sol y no dio tiempo a los habitantes de la montaña a reaccionar, ya que cayó en cascada de lámpara en lámpara, salvo Ertai, que se protegió instintivamente. Las pocas ciudades pequeñas que se habían restablecido en Otaria se preguntarían durante mucho tiempo qué había sucedido en las montañas aquella noche, ya que a cualquier observador le parecía que en un momento había una montaña, y al siguiente, un cráter de piedra humeante.

La muerte nunca se había sentido así. El palacio en el que Squee había pasado tanto tiempo había desaparecido, y en su lugar se encontraba flotando en un mar de luz blanca. ¿Estaba soñando? Si estaba muerto, ¿dónde estaba el palacio? ¿Dónde estaba el festín?

Squee. Es hora de que hablemos.

Squee escuchó la voz a su alrededor. De repente, una forma astral se liberó de su pecho y se balanceó justo delante de su cara, flotando en la luz. Era su juguete, pero no como lo había visto antes. Al principio, parecía flotar en la luz igual que él, pero su superficie blanca y limpia, de tono tan parecido al de la propia luz, se desvaneció, dejando sólo las marcas ornamentales. Estas brillaron, suspendidas en el aire, y se expandieron para llenar el espacio, dejando a Squee abrumado por su propia falta de comprensión. Las marcas de su juguete siempre habían parecido una cara, no muy diferente a la de un búho o un diablillo, pero ahora, mientras llenaba el espacio extradimensional, sólo le producía miedo.

No hay necesidad de asustarse, viejo amigo. Permíteme que te tranquilice.

De repente, las marcas flotantes se contorsionaron, girando alrededor de Squee hasta que su movimiento borroso fue todo lo que pudo ver. Cuando se disiparon, Squee se encontraba de nuevo en el palacio que recordaba. El banquete parecía tan delicioso como siempre, pero esta vez la mesa tenía un invitado. En la silla más cercana a él estaba sentada una joven zhalfirin con una sola trenza en su cabello oscuro, a quien reconoció en un instante como su querida amiga y capitana de Weatherlight, Sisay. La emoción se apoderó de Squee, pero cuanto más la miraba, más sospechaba. A esta Sisay le faltaba algo esencial. Le faltaba la confianza irónica que la convertía en una líder natural.

He adoptado una forma que te resultaría más agradable. Siempre viste a Sisay como una presencia reconfortante y autoritaria.

Finalmente, Squee habló. “Entonces… ¿tú no eres ella?”

No, Squee. Sisay ha muerto. Su alma volvió al éter.

“Entonces, ¿quién eres tú?”

Soy la Salvación. Una vez fui una fuerza primigenia en un mundo que vino antes de este. Yo era…

Squee estaba aburrido. Nunca había estado muerto por tanto tiempo. “¿Cómo llegué aquí?”

Eso es más complicado. El hechizo de Yawgmoth estaba destinado a reconstruir infinitamente tu cuerpo sin tener en cuenta su efecto sobre tu alma. Sin embargo, mucho antes de tu inmortalidad, te había elegido como un digno receptor de mi bendición. Te protegí de todo lo que pudiera amenazar la pureza de tu alma. La mezcla resultante te colocó en un bucle. Cada vez que morías, tu cuerpo era reparado como Yawgmoth quería. Tu alma quedaba atrapada en este espacio extradimensional y volvía a tu nuevo cuerpo antes de tener la oportunidad de seguir adelante. Incluso después…”

“Lo siento, tengo que ser más claro cuando hago grandes preguntas. ¿Cómo llegué aquí específicamente?”

La salvación sonrió.

Tan pura como siempre. La corrupción pirexiana sacó su alma de su cuerpo mientras aún vivía, liberándola del bucle.

“Así que… se acabó. ¿Por fin me han matado de verdad?”

En el otro extremo de la sala, una puerta de madera dorada crujió al abrirse, empujada por manos invisibles. El espacio más allá del umbral era demasiado brillante para ver.

Eso depende, Squee. Acepto el papel que he desempeñado en tu inesperado destino, y me gustaría ofrecerte una última ayuda: una elección. En este momento, en el reino de los vivos, tu cuerpo acaba de ser destruido. El hechizo que lo reanima está tratando de alcanzar tu alma como siempre lo ha hecho. Se desvanecerá si no te encuentra pronto. Podría colocar tu alma de nuevo en el bucle. Despertarías una vez más en un nuevo cuerpo. Permanecerás inmortal y libre de la intromisión pirexiana.

Otra puerta en el lado opuesto de la habitación se abrió.

O puedes atravesar este umbral, y tu alma será finalmente devuelta al éter. Te reunirás con todos los que has perdido y serás libre para descansar.

Squee miró las dos puertas con nerviosismo. Se acercó al festín y acercó una silla, extendiendo la mano a través de la mesa para coger un pastelito de gusanos especialmente atractivo. Volvió a sentarse, dio un mordisco y sonrió. Habló a través de su boca llena: “¿Qué tal si tú y yo hablamos de una tercera puerta, Sally?”.

Bulp había hecho todo bien. Había utilizado el pasillo secreto del rey y se había asegurado de que nadie le viera salir de la montaña. Viajó rápida y silenciosamente. Encontró el primer pueblo humano que pudo y les dio la noticia de que Phyrexia había vuelto. Claro, dijeron que todo el mundo lo sabía desde hace meses, pero la gente dice cualquier cosa para que un goblin parezca tonto. La noticia fue entregada, así que emprendió el camino de vuelta.

Bulp había visto la explosión la noche anterior pero no lo creyó realmente hasta que se acercó. Rey tiene que estar por aquí, pensó.

Se encontró con un extraño claro entre los restos. Parecía ser el centro de la explosión que hizo volar el lugar por los aires. Había un pequeño círculo único y ordenado, sin ni siquiera un guijarro de escombros en él. Cuando se acercó, olió el hedor de una magia desconocida en el aire, así que se mantuvo a distancia. Se preocupó por su rey. Claro que rey no puede morir, pensó Bulp, pero si Rey queda enterrado a mucha profundidad, ¿se queda bajo las rocas?

Antes de que pudiera empezar a cavar, escuchó una voz muy bienvenida desde arriba.

“¡Bulp! Estás vivo”.

Encaramado unos metros por encima de él en un gran trozo de piedra rota estaba el Rey Squee.

¿Qué tienes pensado? preguntó Salvation a Squee.

Squee le dio otro mordisco a su volumen de negocio de gusanos.

“No quiero parecer desagradecido, pero antes de convertirme en inmortal, no había muerto ni una sola vez. Y desde que ocurrió, no puedo parar. Yo era uno de los trasgos más inteligentes de todo el mundo antes de ser cambiado. Fui a una gran aventura y ayudé a salvar a todo el mundo. No importa lo que digan, yo era importante. Pero la única parte de mí que le importa a alguien ahora es la que obtuve por accidente. Pues yo no soy el accidente de nadie. Soy mi propio accidente”.

Squee tragó su bocado de pastelería.

“Quiero volver, Sally, pero sólo quiero una más. Quiero una oportunidad de durar todo lo que pueda, una oportunidad de volar algo, pensar que estoy muerto por un minuto, darme cuenta de que no lo estoy y luego llorar de risa”.

La salvación asintió.

Bulp nunca se había alegrado tanto de ver a su rey.

“¡¡Rey!! ¡Rey, estás bien!”

“¡Estás bien! Pensé que te habían atrapado!”

“Entonces, todos los demás…” Bulp se quedó en blanco, incapaz de articular la pérdida.

“Lo sé. Pero nosotros no. Hoy no”.

“¿Pero qué vamos a hacer, Rey? ¿A dónde vamos a ir?”

“Si Phyrexia ha vuelto, entonces nos toca a los trasgos inteligentes como nosotros patearles el culo y ajustar cuentas”.

Los ojos de Bulp se abrieron de par en par.

“¿Crees que podemos?”

Squee puso la mano en el hombro de Bulp en un gesto que habría parecido paternal si Bulp no fuera una cabeza más alta que él.

“¿Entre tú y yo, Bulp? Las cosas siempre tienen una forma de funcionar para el viejo Squee”.

Historia escrita para Magic the gatherin por Dan Sheehan

0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios